Pesca ilegal:
Pesca IUU

 

Se estima que casi 1 de cada 5 peces capturados es ilegal.

Compartir página


     

 

 

Visión general

La pesca ilegal no declarada y no reglamentada (INDNR o IUU, en inglés) representa uno de los principales problemas en la gestión pesquera. La pesca IUU es aquélla realizada por embarcaciones que no cumplen con las medidas de seguridad a bordo, no utilizan artes de pesca legales, no se rigen por la normativa de gestión pesquera e incumplen la normativa sobre cuotas, zonas de pesca, vedas o capturan especies prohibidas. Las capturas de la pesca IUU no se contabilizan dentro de los registros de pesca. Este aspecto es fundamental, ya que en función de estos registros se estiman hacen estimaciones para gestionar adecuadamente los stocks pesqueros.

 

Un videografo de Oceana filmando a un redero marroquí
al sureste de la isla de Alborán
© Oceana / Juan Carlos Calvin

 

Un problema global

El Reglamento 1005/2008 del Consejo establece medidas para tratar de reducir la pesca IUU en Europa. Además, más de 90 países han promovido junto con la FAO un tratado para la lucha contra la pesca IUU. Entre estas medidas destaca la prohibición de entrada a los puertos de la UE a los buques vinculados a actividades de pesca ilegal. Sin embargo, una de las principales carencias en la reducción de la actividad ilegal en materia de pesca es el sistema de control y sancionador, necesario para paliar los delitos ambientales que comente el sector .

 

¿Qué hace Oceana?

A lo largo de los años, las campañas de Oceana han cubierto varios frentes:

  • Observación sobre el terreno y a través de satélite. Oceana ha realizado expediciones y visitas a puertos para documentar la actividad de barcos pesqueros ilegales, incluyendo artes de pesca o especies no autorizados. Mediante las señales de satélite recogidas por Global Fishing Watch, ha localizado casos de pesca ilegal en áreas protegidas.

  • Animación de actividad IUU en el Canal de Sicilia compilado por datos adquiridos mediante GFW

     

  • Recopilación de datos y denuncia ante organismos nacionales e internacionales de actividades IUU de armadores y buques.
  • Trabajo político para modificar legislación con el fin de perseguir eficazmente la pesca IUU, y para implantar prácticas de transparencia y sostenibilidad. Esta línea de trabajo incluye la reforma del reglamento europeo para la gestión sostenible de las flotas pesqueras de larga distancia.
  • Campaña con proveedores de serviciospara retirar apoyos a la pesca IUU, específicamente en el ramo del seguro marítimo.

 

 

 

 


In-focus: 1

 

Text

Navegación tactíl  
Seguros Marítimos
y la pesca IUU
El impacto económico de la IUU se estima entre los 10.000 y los 23.500 millones de dólares anuales en todo el mundo.

Compartir página


     

 

 

Una pieza clave

Al rechazar o cancelar el seguro de embarcaciones que han sido incluidas en listas negras de pesca pirata, el sector de seguros marítimos puede ser una pieza clave para combatir la pesca ilegal. Este método cierra el grifo financiero a aquellos involucrados en la pesca IUU y evita reclamaciones falsas.

 

La Dra. Dana Miller de Oceana en el 11º Foro Intnl. de Pesca IUU
© Oceana / V.V.

 

El sector también se beneficia al apoyar iniciativas de seguros marinos sostenibles como la de Oceana y los Principios para la Sostenibilidad en Seguros (PSI) del PNUMA. Al luchar contra la pesca IUU, las aseguradoras pueden proteger sus negocios de riesgos legales, financieros y de reputación asociados con la pesca pirata.

 

Informes y otros documentos

 

 

 

 

IUU: Fraude en el
pescado
Aunque el pescado y el marisco son alimentos comunes, muchas personas no saben qué están comiendo realmente.

Compartir página


     

 

 

Visión general

El fraude en el pescado es un problema extendido por todo el mundo. La forma más común es el etiquetado erróneo, por el que una especie resulta sustituida por otra más barata en la venta al consumidor.

 



El fraude en el pescado daña el medio ambiente, engaña al consumidor y va en contra de los esfuerzos de conservación por apoyar actividades pesqueras insostenibles o ilegales. Puede producirse en cualquier lugar de la cadena de suministro, del pescador al mayorista, distribuidor o restaurador. El problema viene originado por control y aplicación insuficientes de las normas de trazabilidad y etiquetado en los países europeos, que dejan colarse prácticas fraudulentas.

 

Más información:

 

 

 

 

 


AL Detalle: Fraude en el pescado — : Las consecuencias

© Oceana / Jenn Hueting

 

El fraude en el pescado puede producirse en cualquier eslabón de la cadena de suministro: el restaurante, el distribuidor o la fase de procesado y empaquetado. Además de estafar a los consumidores, entre sus consecuencias se encuentran:

 

  • Amenaza directa a la salud humana. La especie que se hace pasar por otra puede estar repleta de contaminantes, toxinas o alérgenos causantes de problemas sanitarios.

     

  • Creación de un mercado para la pesca ilegal al facilitar el “lavado” en la UE de productos pesqueros capturados ilegalmente. Esto socava los esfuerzos conservacionistas contra la sobrepesca y las capturas accidentales de especies en peligro y perjudica a los pescadores honrados.
  •  

  • El mal etiquetado dificulta el consumo sostenible. Los esfuerzos conservacionistas destinados al mercado dependen de la capacidad del consumidor de hacer compras informadas sobre una especie concreta. Esto es prácticamente imposible si el pescado está mal etiquetado.
  •  

  • Engaño al consumidor sobre la verdadera abundancia de pescado y el estado del medio marino. El mal etiquetado oculta la gravedad de la sobrepesca y preserva la apariencia de un suministro continuo de especies populares de pescado, de modo que el público general desconoce que la especie se halla en una seria situación.

 

La sobrepesca continúa siendo una plaga de los océanos, con un 87% de los stocks mundiales completamente explotados o sobreexplotados. Pese a la creciente preocupación sobre el origen de la comida, a los consumidores se les sirve a menudo el pescado equivocado, una especie completamente diferente de la que han pagado.

 

IUU: Redes de deriva
Bycatch from driftnets include cetaceans, sea turtles and other endangered species.

Compartir página


     

 

Visión general

Las redes de deriva son un tipo de arte de pesca utilizado para capturar distintas especies pelágicas. Durante los años 80 y principios de los 90, el uso de este tipo de red se hizo muy popular debido a su mayor eficiencia y a la poca especialización necesaria para su utilización al ser un arte de pesca pasivo. Sin embargo, las redes de deriva provocan la captura accidental de miles y miles de cetáceos y otras especies en peligro de extinción. En 1992, la UE prohibió el uso de redes de deriva de más de 2,5 km tras la moratoria establecida por la Asamblea General de la ONU en 1991.

 

Ver vídeo: Rederos franceses atacan al Ranger de Oceana

 

Estas redes pueden alcanzar una altura de 35 metros y una longitud de hasta 20 km. En Italia existen se han usado tradicionalmente dos tipos de redes de deriva: la spadara, utilizada para capturar pez espada, y la ferrettara, utilizada para capturar melvas y bonito. En Francia se conoce conocía a las redes de deriva como thonailles y alcanzaban entre los 2,5 y 10,5 kms de longitud.

 

Redero ilegal izando red.
© Oceana / Juan Carlos Calvin

 

Durante años, Oceana realizó campañas a bordo del Oceana Ranger y en puertos para localizar y documentar la actividad de redes de deriva. A través de la publicación de listados de bancos infractores y la presión política a gobiernos y organismos internacionales se consiguió que esta práctica ilegal fuera residual en el Mediterráneo.

 

Haz clíc aqui para continuar >