Would you like to view our US Site?

La superficie marina de España supera el millón de kilómetros cuadrados –el doble que la tierra emergida–, lo que le confiere una vinculación al mar innegable y un patrimonio natural sumergido de extraordinario valor ecológico. Sin embargo, su representación en la Red de Parques Nacionales apenas alcanza el 4,1% de la superficie total de la Red. Este dato indica un claro desequilibrio que evidencia la falta de protección de los mares.

Según la Ley de Parques Nacionales, un total de 13 sistemas naturales marinos deben estar representados en la Red para garantizar un legado adecuado a generaciones futuras. Sin embargo, en 2016 la Red cumplió 100 años y todavía algunos de estos sistemas se encuentran poco representados, e incluso algunos de ellos totalmente ausentes, como las “áreas de paso e importancia para cetáceos”.

Por estas razones y desde un punto de vista legal, Oceana considera necesario que la Red de Parques Nacionales incremente la superficie marina protegida a través de las siguientes medidas:

  • Ampliación del Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera (Baleares)
  • Declaración del primer Parque Nacional exclusivamente marino en aguas atlánticas en El Hierro (Canarias)
  • Ampliación del Parque Nacional de Doñana (Andalucía)
  • Ampliación del Parque Nacional de las Islas Atlánticas (Galicia)
  • Declaración del primer Parque Nacional exclusivamente marino en aguas mediterráneas en las montañas submarinas del Canal de Mallorca (Baleares)

Estas acciones supondrían el cumplimiento del compromiso del Gobierno de ampliar la Red de Parques Nacionales y, en un marco más amplio, también se avanzaría con las obligaciones internacionales adquiridas por España para proteger como mínimo un 10% de nuestros mares en 2020.

Descargar el informe