Would you like to view our US Site?

Oceana considera "corta" la veda de la anchoa

La Comisión enmienda nuevamente la plana a los gobiernos de España y Francia, cerrando el caladero hasta diciembre de 2006.

Press Release Date

Miércoles, Julio 5, 2006
Ubicación: Madrid
Contacto: Marta Madina: mmadina@oceana.org 0034 911 440 884

El mal estado por el que atraviesa el stock de anchoa del caladero cantábrico ha vuelto a obligar a la Comisión Europea a su cierre por segundo año consecutivo. De este modo, se intenta paliar los dos graves errores cometidos por los gobiernos de España y Francia que, pese a contar con la opinión contraria de los científicos, permitieron la captura de anchoa con cuotas desorbitadas.

La Comisión Europea, con el apoyo y asesoramiento del Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca de la UE, ha decidido que el cierre de esta pesquería sea urgente y se mantenga hasta finales de 2006, momento en el que volverán a discutirse las cuotas de pesca.

Oceana considera que este cierre era muy necesario, por lo que lo ha recibido con satisfacción. Pero cree que vuelve a ser demasiado corto, ya que “no debería abrirse el caladero hasta que haya certeza absoluta de que el stock se está recuperando y que la biomasa de anchoa es suficiente para permitir una pesca sostenible y con futuro”.

“No se puede volver a dejar en manos de políticos que han demostrado su incapacidad para la gestión pesquera, la posibilidad de abrir de nuevo el stock en unos pocos meses. Deben establecerse criterios científicos claros y contundentes que sólo cuando sean cumplidos permitan el reinicio de las actividades de pesca”, ha declarado Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa.

Oceana se había dirigido en múltiples ocasiones a la Comisión y a los gobiernos europeos para que siguieran los consejos científicos y adoptaran las medidas de conservación necesarias para evitar el colapso de la anchoa. Entre ellas, el cierre del caladero de forma indefinida hasta que el stock pueda recuperarse, la creación de una zona de veda permanente en el área de reproducción de la anchoa en el Golfo de Vizcaya y la prohibición de métodos de pesca destructivos, como el arrastre pelágico.

Muchas cofradías del Cantábrico también criticaron la posición de los gobiernos de Francia y España y solicitaron medidas efectivas, incluyendo el cierre del caladero.