Would you like to view our US Site?

Oceana afirma que el juicio contra el armador Antonio Vidal ha sido fijado para el 30 de Octubre en Miami

Se le acusa de comercio ilegal de merluza negra y de obstrucción a la justicia de EE UU.

Press Release Date

Viernes, Julio 7, 2006
Ubicación: Madrid
Contacto: Marta Madina: mmadina@oceana.org 0034 911 440 884

Su abogado pide que se le releve de representar a la compañía uruguaya de Vidal por conflicto de intereses.

El armador gallego Antonio Vidal deberá enfrentarse a la justicia de Estados Unidos el próximo día 30 de octubre, en Miami, acusado de los cargos de importación ilegal de merluza negra (también llamada bacalao de profundidad) y de obstrucción a la justicia. El fiscal responsabiliza al armador y a su compañía uruguaya, Fadilur, de haber intentado utilizar una licencia de importación que no era  válida, ya que su número coincidía con otra que ya había sido utilizada anteriormente. La segunda de las acusaciones se basa en una supuesta alteración del documento oficial que describe la mercancía, y que identifica el lugar donde el pescado fue capturado y su peso.

El fiscal afirma que Antonio Vidal y Fadilur falsificaron las licencias y otros documentos oficiales para hacer creer al gobierno de los Estados Unidos que la merluza negra que pretendían importar a través de Miami había sido capturada legalmente. Por ello, se le acusa de conspiración para importar y vender en los Estados Unidos merluza negra capturada ilegalmente. Vidal, que se entregó a la justicia en el aeropuerto de Miami hace casi tres meses tras saberse perseguido por Interpol, se declara inocente de esos cargos.

Es la primera vez que la justicia norteamericana pone en marcha un proceso de esta envergadura contra el propietario de una flota pesquera. Al parecer, la decisión corresponde a la voluntad del gobierno de los EEUU de asestar un duro golpe a la pesca pirata y a la importación en ese país de las capturas realizadas ilegalmente.

Si Antonio Vidal fuese declarado culpable, podría ser condenado a una condena de entre 4 y 5 años de cárcel. Además, se le confiscaría pescado por valor de más de 300.000 dólares y se le podría multar con un millón de dólares a él personalmente, y con dos millones a su compañía uruguaya, Fadilur. El abogado de Vidal, sin embargo, confía en poder demostrar la completa inocencia del armador de Ribeira.

Ese mismo abogado, Milton Hirsch, ha pedido ser relevado de la defensa de la compañía Fadilur por un conflicto de intereses, ya que él mismo tiene acciones en dicha empresa que es propiedad de Vidal.

Oceana recuerda que Antonio Vidal es bien conocido por sus polémicas actividades pesqueras. Uno de sus barcos, el Viarsa, fue protagonista en 2003 de la persecución marítima más larga de la historia, desde mares antárticos australianos hasta cerca de Uruguay, por parte de un barco patrullero australiano, bajo la sospecha de haber pescado ilegalmente bacalao de profundidad. La persecución fue tan impresionante que ha dado lugar a un libro: “Hooked: Pirates, Poaching and the Perfect Fish” (“Capturado: piratas, pesca furtiva y el pez perfecto”), por el periodista del Wall Street Journal, Bruce Knecht.

Más recientemente, otro de los barcos de Vidal, el “Galaecia”, subvencionado por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca español con más de un millón trescientos mil euros para llevar a cabo una campaña de pesca experimental, ha sido objeto de la apertura de expediente en 2005 por parte de la Secretaría General de Pesca Marítima por presunto trasbordo de suministros en alta mar a un pesquero propiedad de una de sus empresas. Dicho pesquero aparecía en la lista de barcos piratas de CAMMLAR, la convención internacional que regula la pesca en aguas antárticas. Este tipo de trasbordos está prohibido y de confirmarse su existencia, podría llevar a graves sanciones contra el barco de Vidal.