Guardacostas italianos detienen a un pesquero con redes de deriva ilegales denunciado el año pasado por Oceana en un informe a la Unión Europea | Oceana EU
Would you like to view our US Site?

Guardacostas italianos detienen a un pesquero con redes de deriva ilegales denunciado el año pasado por Oceana en un informe a la Unión Europea

El pesquero formaba parte de un grupo de rederos de deriva, interceptado por las autoridades italianas en el norte de Sicilia y en el sur de Cerdeña.

Press Release Date

Martes, Mayo 16, 2006
Ubicación: Madrid

En el inicio de la temporada de uso de las redes ilegales spadara y ferratara por parte de las flotas con base en puertos italianos, los guardacostas de este país interceptaron hace unos días, con la ayuda de medios de vigilancia aéreos, a varios rederos de deriva al suroeste de la isla de Stromboli, al norte de Sicilia.

Uno de los barcos capturados, el Eliseo, figura en el informe que, tras la campaña del año pasado a bordo del catamarán de investigación Oceana Ranger, fue denunciado a la Comisión y al Parlamento europeos a través del informe denominado El uso de redes de deriva: Un fraude para Europa y una burla para Naciones Unidas. En este informe, que listaba 37 barcos con redes prohibidas, se señalaba, además, que el Eliseo había recibido un subsidio de 11.850 euros (dos millones de pesetas) para que retirase las redes ilegales y las sustituyese por artes de pesca más selectivos.  Su armador, como muchos otros propietarios de este tipo de barcos, simplemente se embolsó esta cantidad y continuó utilizando las redes prohibidas por la Unión Europea. Esta cuestión está actualmente siendo investigada por la OLAF, la oficina comunitaria para prevención del fraude, después de ser denunciado por Oceana.

La pesca con redes de deriva mata anualmente en el Mediterráneo miles de ejemplares de delfines, cachalotes, tortugas marinas, tiburones y rayas, además de esquilmar los caladeros de atún y pez espada.

Los otros dos rederos, el S. Giacomo y el Madonna de Fatima fueron interceptados cerca de las Islas Eolias y al oeste de Cerdeña. El segundo de estos barcos ya había sido detectado portando redes prohibidas a bordo por las organizaciones conservacionistas en 2004. El Madonna de Fatima ha recibido 54.875 euros (alrededor de nueve millones de pesetas) de subsidios para retirar sus redes de deriva, pero las sigue utilizando tras haber sido compensado con esa cantidad.

Desde el inicio de la temporada de pesca ilegal, la Guardia Costera italiana ha decomisado ya más de 50 kilómetros de redes prohibidas. La mitad de ellas corresponden a esta operación.

El Oceana Ranger ya ha comenzado su Expedición 2006 en el Mediterráneo occidental, y en estos momentos se encuentra en aguas italianas documentando las actividades de las flotas de rederos de deriva con bandera de este país, actividad que continuará después en aguas francesas.