Would you like to view our US Site?

Por fin el mar nos ofreció un bonito día de calma, así que planificamos dos buceos con submarinistas, uno en la bajo Cabezo la Vaca y otro en Cabo Quejo.

El en primero, a menos de 1 milla náutica de costa, al oeste de Cabo Mayor, el fondo rocoso estaba cubierto por algas, principalmente de los géneros Gelidium y Cystoseira. En las cornisas rocosas encontramos anémonas del género Aiptasia y en las zonas de grietas y cuevas, esponjas de los géneros Cliona y Pachymatisma y peces como rascacios Scorpaena porcus, fanecas Trisopterus luscus, y congrios Conger conger.

En Cabo Quejo, al este de Punta Cueva Colina, el fondo rocoso con numerosas cuevas y grietas estaba tapizado por el erizo Paracentrotus lividus y la anémona margarita Actinothoe sphyrodeta. Además encontramos poliquetos plumero de mar o espirógrafo Sabella spallanzani y el platelminto Yungia cf. Aurantiaca.

Fue sorprendente la enorme abundancia del esporofito Falkenbergia rufulanosa, tanto sobre el fondo como flotando en el agua. Se trata del esporofito de Asparragopsis armata, especie de macrófito originario de Australia y Nueva Zelanda que ha sido introducido en aguas europeas, convirtiéndose en una especie invasora.

Igualmente la zona estaba cubierta de otras especies de algas de los géneros Codium, Cystoseira, Laminaria, Ulva y Gelidium.

A continuación:

Desde las Eolias a Palma de Mallorca

Leer el artículo siguiente