Would you like to view our US Site?

Hoy ha sido una jornada de travesía. Hemos navegado con un tiempo excelente, un mar en calma y un sol de justicia. Una vez liberado de su lucha contra la Corriente del Golfo, el Oceana Latitude ha recuperado sus 10 nudos de velocidad de crucero.

La gente ha continuado poniendo a punto sus equipos, contestando a sus e-mails, editando los videos y las fotografías y preparando los trabajos para los próximos días. Unido a que es fin de semana y se reciben pocos inputs desde tierra, este ha sido un día tranquilo.

Esta mañana, a primera hora, hemos utilizado la potente lancha auxiliar del Oceana Latitude, la Longitude para transportar a nuestro grupo de buceadores hasta dos áreas del arrecife para llevar a cabo las primeras inmersiones de la campaña. La primera de ellas ha sido algo decepcionante. La visibilidad era prácticamente nula y los corales y gorgonias estaban cubiertos de una gruesa capa de sedimento proveniente de los Everglades y otras descargas costeras. Como decía Sole Esnaola, esto era como “bucear en leche”.

Tras una navegación de casi dos días desde Fort Lauderdale, frenados por la corriente del Golfo, hoy ya hemos podido iniciar los trabajos en el mar. Hemos fondeado el barco en la entrada del puerto de Key West y hemos esperado que anocheciese para botar una de las lanchas del Oceana Latitude y desplegar una serie de trampas de luz para plancton. Son unas especies de nasas fabricadas con malla muy fina y en cuyo interior se coloca una bombilla sumergible.

Páginas