Would you like to view our US Site?

Lo digo porque hemos pasado dos días parados. Y no por mal tiempo. Enganchamos un cabo de plástico de los que usan los pesqueros y rompimos una pieza del motor.

Así que tuvimos que volver a puerto y repararlo. Que esto pase es una cuestión de probabilidades. El problema es que estas han aumentado de una manera alarmante. Es casi increíble la cantidad de restos de cabos y redes que se encuentran a la deriva, con el peligro que esto conlleva para la navegación. Por no comentar la cantidad de líneas de pesca enredados en los arrecifes de coral que estamos filmando con el ROV.

Espero que el trabajo que estamos realizando aquí a bordo, y toda la gente que empuja desde tierra, ayude a que la probabilidad de enganchar restos de aparejos de pesca en la hélice se reduzca, y podamos navegar más tranquilos, y como no, que los corales puedan seguir creciendo sin una soga al cuello.

Hasta la próxima entrada y buenos vientos.

 

A continuación:

To the water...?

Leer el artículo siguiente