Would you like to view our US Site?

Esta noche finalmente nos ha tocado el rastro de la borrasca por lo que el mar estaba muy picado. Intentamos hacer batimetría por la noche, para tener una idea de dónde muestrear al día siguiente, pero por la mañana teníamos un oleaje de hasta dos metros y vientos de 15 nudos, por lo que no se pudo utilizar el ROV, sustituyéndolo por estudios bentónicos con draga Van Veen.

Tras varios intentos fallidos, pudimos comprobar que el sedimento que forma la montaña de Dacia está compuesto principalmente por briozoos, foraminíferos y moluscos. Conseguimos hacernos con algunas muestras interesantes como rodolitos, diferentes equinodermos (ofiuras, erizos), etc., las cuales serán posteriormente analizadas en el laboratorio, en colaboración con científicos de diversas universidades.

A lo largo de la jornada, durante el trabajo en cubierta, pudimos observar  aves marinas como la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño de Madeira (Oceanodroma castro) y el raro petrel de Bulwer (Bulweria bulwerii); además de una ballena minke o rorcual aliblanco (Balaneoptera acutorostrata). Esta noche nos encontramos de travesía, camino de vuelta a las montañas de Tritón, para finalizar el muestreo en esta zona.

A continuación:

Will EU member states live up to their CFP commitments?

Leer el artículo siguiente