Would you like to view our US Site?

Hoy sudar, estamos sudando de verdad. Es el día más caluroso desde que hemos empezado la expedición. Eso si, la mar está casi como un plato y nos facilita mucho el trabajo.

Continuamos con las inmersiones con ROV en el Seco de Palos. No recorremos ni 20 metros sin que nos encontremos restos de aparejos de pesca; sedales, anzuelos, redes, etc.

Estamos aprovechando al máximo el día, por eso hoy nos hemos levantado aún antes, para poder volver temprano a Cabo de Palos y hacer algún cambio de tripulación.

Tras tres inmersiones en las que hemos recogido información entre los 100 y 180 metros, ahora toca mirar con tranquilidad las cintas e identificar las especies.

Nos ha llamado la atención encontrar algunos corales de profundidad de la familia Guyniidae a unos 155 metros de profundidad. También hemos dado con varios huevos de raya, algunas brótolas de roca (Phycis phycis) y, lo que antes habíamos confundido con brótolas pero parecen molleras de profundidad (Gadella maraldi). Sin olvidar a los llamativos dragoncillos de profundidad (Synchiropus phaeton). Aún nos queda mucho por visionar, pero seguro que encontraremos más sorpresas, como los llamativos nudibranquios que hemos encontrado realizando la puesta sobre una gorgonia.

A la vuelta, parece que los peces espada (Xiphias gladius) estén de fiesta. Encontramos un par de ellos dando saltos espectaculares a menos de 10 millas de Cabo Palos. Luego, un grupo de delfines mulares (Tursiops truncatus) que nos pasa de largo.

 

A continuación:

Seco de Palos

Leer el artículo siguiente