Would you like to view our US Site?

Esta mañana me he levantado cansada. Quizá sea el efecto de muchos largos días de trabajo en el mar. O quizá del barco inmóvil en puerto, que hacía que el sueño fuera más ligero de lo normal. No lo sé, pero en cualquier caso me ha alegrado saber que este era el último día. También estaba triste, ya que significa decir adiós a mucha gente estupenda. Aunque solo he tenido el placer de pasar un par de semanas con esta tripulación, sentía que me había integrado totalmente.

Esta mañana hemos estado ocupados terminando de limpiar el barco, empaquetando y descargando. A las 10:30 teníamos un evento de prensa con Lasse Gustavsson y Ricardo Aguilar  para presentar los principales hallazgos de esta aventura de dos meses en el Mar del Norte.

Poco después de hacer la última revisión, darnos besos y abrazos entre nosotros y a la tripulación del Neptune, nos fuimos por caminos separados: el Neptune y su tripulación de vuelta a Islandia, algunos tomaron vuelos de regreso a España, otros se quedaron en Rotterdam o Ámsterdam durante una noche más y yo regresé a Finlandia. ¡Gracias por el paseo, Mar del Norte! ¡Ha estado bien

A continuación:

Expedition ends

Leer el artículo siguiente