Would you like to view our US Site?

Después de una noche navegando por un mar bastante picado, llegamos a aguas holandesas, a la zona llamada Gasfontijnen. En holandés la palabra significa literalmente “fuentes de gas”, o lo que se suele llamar “pockmarks”.

Los pockmarks son cráteres en el lecho marino originados por la erupción de gases y líquidos que manan a través de los sedimentos.

En esos pockmarks se pueden encontrar estructuras que parecen coralinas, pero en realidad no lo son: están formadas por unas bacterias antiguas especiales que pueden vivir en ese entorno. Se necesitan miles de años para que se forme una comunidad tan especial, y es una pena que un pesquero de arrastre pueda destrozarlo en tan solo unos segundos. Así que está claro que deberíamos preservar estos raros espacios del Mar del Norte protegiéndolos.

Queríamos observarlos hoy, pero por culpa del mal tiempo no hemos podido usar el ROV. Así que nos dirigimos a otra zona cercana llamada Oestergronden, donde pudimos tomar varias muestras; esperamos poder encontrar mañana esos pockmarks con el ROV; bueno, si es que no los han destruido ya.

A continuación:

The desert?

Leer el artículo siguiente