Would you like to view our US Site?

Si trabajas en buques de investigación aprendes a cultivar la paciencia, ya que hay un sinfín de cosas que escapan a tu control, como el tiempo y las corrientes, aunque éstas son las más obvias. Tienes que ser capaz de ajustar tus planes en cualquier momento y trabajar en las condiciones que imperen en ese instante. Puede que surja también alguna avería y entonces, a volver a planificar de nuevo para ver si hay alguna otra tarea que puedas hacer en lugar de lo que tenías pensado. Además, a menudo las conexiones con el exterior son bastante débiles en alta mar y a duras penas logras comunicar con tus colegas de oficina y tu familia, y seguramente no cuando más lo necesitas. También hace falta paciencia cuando tratas de localizar ciertos elementos del fondo marino con el ROV, que puede que estén ahí como que no, lo que normalmente se traduce en tener que pasar horas y horas sentado delante de la pantalla esperando que aparezca algo.

Durante la mañana de hoy hemos seguido buscando pockmarks y, por la tarde, continuamos rastreando el resto de Gasfonteinen pero, mientras trabajábamos con el ROV, el mástil del barco que usamos para hacer el seguimiento del ROV se rompió, por lo que nos vimos obligados a parar las operaciones con el ROV y esperar hasta tener arreglado el mástil. Este incidente inesperado nos obligó a improvisar un plan B y, en este caso, nos dedicamos a examinar las zonas situadas al norte y al oeste de la supuesta área del pockmark y a tomar muestras. En este caso, por suerte, la interrupción fue tan solo de un par de horas y pronto retomamos de nuevo nuestro plan A.

 

A continuación:

To run or not to run

Leer el artículo siguiente