Would you like to view our US Site?

Ayer partimos de Bastia, Córcega, rumbo sur después de que muy amablemente pero sin dejar lugar a ninguna duda, la Gendarmería Marítima nos invitara a salir del país, Francia, para evitar mayores enfrentamientos con los pescadores de redes de deriva, ya que al parecer estaban movilizándose y tratando de cerrarnos el paso. Apenada por no haber tenido tiempo de disfrutar un poquito de esa isla que conserva todo el encanto del Mediterráneo y de la que se merece ser visitada con más tiempo. Nos fuimos sin que los buceadores pudieran sumergirse en sus aguas para dar a conocer un poco más sobre su hábitat.

Nos alejamos con un tiempo inmejorable y poniendo mucha atención en nuestras guardias, temerosos de que en algún momento fuésemos de nuevo atacados por los pescadores.

Por suerte no fue así y las únicas visitas que tuvimos fueron unas ballenas que divisamos a lo lejos, para mi fue muy emocionante verla aunque fuera de lejos. Después de tantas emociones el ansiado relax, para los que no estábamos de guardia, charlas agradables en la proa del barco mientras escuchábamos el suave sonido de las quillas haciéndose camino en el mar.

A las 20.00 horas empieza mi guardia con Jorge con el que compartimos momentos muy agradables, creo que nos ha tocado un buen horario ya que no nos perdemos ninguna puesta de Sol, no deja nunca de sorprenderme la energía que me hace sentir y la belleza al ver cómo poco a poco va desapareciendo en el horizonte.

Más tarde pudimos ver las imágenes que Jorge grabó sobre el altercado con los pescadores, sentí como si estuviera viendo en la televisión algo que yo no viví y sin embargo fue muy real. Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero en este caso el enfurecimiento de los pescadores no se puede sentir a través de una cámara.

Sobre las 7.30 horas cruzamos la frontera. Por fin estábamos en Italia y poco a poco nos íbamos adentrando en Sardegna, Golfo de Arzachena, no sé si toda la isla es tan bonita como lo visto hasta ahora pero yo estoy maravillada con tanta belleza. Hemos amarrado el Ranger en un lugar precioso llamado Cannigione y de momento aquí estamos.

A continuación:

Oceana Ranger attacked!

Leer el artículo siguiente