Would you like to view our US Site?

Intervención robótica mañanera, aún ya habiendo pasado el ecuador de esta campaña cada día es único. El parte nunca te tranquiliza, pues siempre está al borde de lo impracticable.

Por la tarde, los buzos se sumergen en las aguas noruegas. Tal es su devoción que aún después de haber hecho bajo el agua el tiempo recomendado, se pasean por la superficie buscando unas focas juguetonas que, aun dejándose ver, no dejan que el ser humano se acerque.

Después es hora de filmaciones. Dejando el barco en manos del equipo de grabación, que lo usa como escenario para sus spots con las estrellas invitadas.

A última hora volvemos a un puerto de una ciudad preciosa, Stavanger, que nos viene recibiendo muy cálidamente estos últimos días.

 

 

A continuación:

Expedition takeover

Leer el artículo siguiente