Orgía en el día libre | Oceana EU
Would you like to view our US Site?

Una avería en el sistema de filmación HD del ROV en la inmersión de ayer se transformó en un día libre hoy para parte de la tripulación: teníamos que esperar a los repuestos necesarios para la reparación. Así que estaba en la duda de si debía seguir a la facción montañera en su largo paseo por el bonito pinar que corona la isla, o si era mejor apuntarme a los de la sección playera y su baño en la no menos bonita costa de La Restinga. El dilema fue resuelto por Günter, director del centro de buceo Fan Diving, que llegó en ese momento y me explicó como acababan de bucear con centenares de tamboriles Lagochepalus lagochepalus lagochepalus (No se me ha atascado el teclado… son cosas de taxónomos). La Suerte estaba echada.

Hablé con los demás buzos y con el Jefe Riki, que estuvieron de acuerdo en que valía la pena intentar documentar un hecho muy poco frecuente, ya que estos tamboriles viven a centenares de metros de profundidad y solo se observan a profundidades de buceo en contadas ocasiones. Preparamos todo y salimos avanzada la tarde hacia la zona que nos dijo Günter. Yo temía que los tamboriles ya no estuvieran, pero la suerte estaba con nosotros y nada más comenzar a descender aparecieron centenares de peces que se movían rápidamente de un lado a otro. Los tamboriles prácticamente no nos hacían caso e iban a lo suyo: perseguirse como posesos y agruparse bien apretaditos.

Media hora más tarde, comenzamos a ver que de las agrupaciones surgían verdaderas nubes blanquecinas que se dispersaban con lentitud: huevos y esperma liberado masivamente en medio de una frenética orgía. Le pedí a Jesús que se acercará, para que sirviera como referencia del tamaño de las nubes y, entre foto y foto, vi como desaparecía hasta la cintura envuelto en la neblina. Estoy seguro de que a él no le importó bañarse entre gametos de tamboril en nombre de la ciencia.

A continuación:

Primera inmersión en El Hierro – Punta del Pesquero

Leer el artículo siguiente