Would you like to view our US Site?
ROV umbilical cord
OCEANA / Carlos Minguell © LIFE BaĦAR for N2K

Llevaba dos años echando de menos algo. Cuando contaba, siempre saltaba del número 7 al 9… el 8 había dejado un vacío en mí. He de decir que también me suena muy bien la palabra “ocho” y sus rimas… pinocho, bizcocho, mocho… Pero un día me llamaron mis amigos de Oceana para embarcar en el Ranger de nuevo y, cuando pisé la cubierta y lo tan resplandeciente y amarillo pensé:

”Ahí está, pedazo de ocho del umbilical, ya he encontrado qué es lo que me faltaba”.

 

A continuación:

A day of diving on the Ranger

Leer el artículo siguiente