Would you like to view our US Site?

Es impresionante cómo, después de casi 50 inmersiones de ROV que Oceana ha realizado ya en la zona, podemos seguir encontrando hábitats nuevos. En esta ocasión, la sorpresa ha venido de la mano de un molusco, la ostra gigante Neopycnodonte zibrowii. A una profundidad de más de 400 m, sobre unas rocas, hemos hallado numerosos individuos de este longevo animal, que llega a vivir hasta 500 años y que está considerado un fósil viviente. Hallada recientemente viva por primera vez, hace pocos meses se produjo este mismo hallazgo, esta vez para aguas españolas, por los compañeros del IEO -el Instituto Español de Oceanografía- en las chimeneas de Cádiz, también durante una campaña en el marco del proyecto INDEMARES.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar el avistamiento de un Centrostephanus longispinus, erizo de púas largas protegido por el Convenio de Barcelona por ser especie en peligro o amenazada, y que, curiosamente, es muy parecido al erizo diadema o Diadema antillarum, que en Canarias está devorando la cobertura algal de las zonas donde su población de ha disparado, debido a la falta de sus depredadores, desaparecidos por sobrepesca y con ello. Este hecho es una muestra más del desequilibrio ecológico que están sufriendo los ecosistemas marinos, a causa de continua intervención irresponsable del hombre en el mar.

A continuación:

De nuevo, numerosos delfines mulares al W

Leer el artículo siguiente