Would you like to view our US Site?

Mar de las Calmas

Con los ánimos reestablecidos, nos dispusimos hoy a recuperar el tiempo perdido y llevamos a cabo tres inmersiones: las dos primeras en la Punta del Cascajo, y la última en la Punta del Azufre, dentro del Mar de las Calmas.

La primera inmersión fue en un fondo profundo de 860 m aproximadamente, donde encontramos un arrecife de Lophelia pertusa y Madrepora oculata. Estas podrían ser las primeras imágenes de estas especies vivas para las Islas Canarias. Las esponjas Hexactinellidas, como de costumbre, siguen apareciendo de forma regular a estas profundidades. También tomamos una muestra de otra interesante esponja carnívora, aun por identificar. La segunda inmersión, también en este punto, fue a menor profundidad, entre 70 y 100 m. En esta nos encontramos con especies como la gorgonia Ellisella paraplexauroides, el gusano de fuego (Hermodice carunculata), la fula (Abudefdub luridus) y el tamboril (Sphoeroides marmoratus).

En el segundo punto, de vuelta a las profundidades (650-800 m), tuvimos la inesperada visita de una hembra de tiburón cañabota (Hexanchus griseus), la cual nos dejó unas impresionantes imágenes. Es todo un privilegio poder observar a estos animales al detalle, a 800 metros de profundidad, a través de la cámara de alta definición del ROV. Otras especies destacables fueron el erizo de cuero (Phormosoma placenta), el coral negro (Bathipathes sp.), el crinoideo Koehlermetra porrecta y el pez reloj (Hoplostethus mediterraneus).

A continuación:

Día accidentado

Leer el artículo siguiente