Would you like to view our US Site?

Hoy hemos sumergido el ROV en dos puntos del golfo de Valencia afectados por uno de tantos proyectos de exploración petrolífera a los que se ha concedido permiso en los últimos años. Estos proyectos amenazan con reventar el fondo del mar y los ecosistemas que alberga, habiendo presentado unos estudios de impacto ambiental muy deficientes que apenas aportan datos de lo que realmente existe en estos fondos.

Como nos ocurrió frente a Málaga en 2010, hoy hemos descubierto, con un simple vistazo a unos 800 metros de profundidad en una de las zonas afectadas por el proyecto de Cairn para el golfo de Valencia, un nuevo hábitat para el Mediterráneo, un bosque de esponjas piedra al que por supuesto van asociadas muchas otras especies, entre ellas algunas de gran valor comercial.

A continuación:

Bauzá, Company y las tortugas de Cabrera

Leer el artículo siguiente