Would you like to view our US Site?
© OCEANA

Los días van pasando y ya estamos casi en el ecuador de la campaña. Por el momento, no tenemos ninguna queja de cómo nos está tratando el viento, el mar y la isla. Las condiciones son óptimas para muestrear los fondos eólicos, los cuales nos sorprenden cada día con especies nuevas y habitats que merecen ser protegidos.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es comprobar una vez más la función que las especies estructurantes, en concreto los corales, desarrollan en relación con las especies de alrededor. Hoy hemos documentado un frondoso jardín de corales negros Antipatella subpinnata y Parantipathes larix, así como Antipathes dichotoma en zonas algo más profundas, con especies de peces como Benthocometes robustus y Capros aper refugiándose entre sus ramas; crustáceos como Anamathia risoana, encaramados en las zonas más altas; huevos de tiburón esperando a eclosionar y una gran cantidad de gambas, isópodos y demás habitantes de estos bosques submarinos.

<

Today we documented a dense garden of black coral, Antipatella subpinnata and Parantipathes larix, and, in the deeper areas, Antipathes dichotoma alongside fish like Benthocometes robustus and Capros aper hiding away in the coral’s branches; crustaceans like Anamathia risoana, perched up in the higher parts; shark’s eggs waiting to hatch and a great number of shrimp, isopods and other inhabitants of these underwater forests.  

 

 

A continuación:

Guest Diary: Benjamin Harris

Leer el artículo siguiente