Would you like to view our US Site?

En Oceana estamos preocupados por la forma en la que la UE prosigue el pago de subvenciones al sector pesquero y hemos descubierto que su importe total es tres veces superior al anunciado por la Comisión Europea.

Muchas de estas subvenciones fomentan el desarrollo de la sobrepesca en aguas europeas y, de hecho, la flota pesquera es unas dos o tres veces superior a lo que permitiría garantizar la sostenibilidad. Numerosas flotas europeas no pueden funcionar sin las subvenciones, y resulta sorprendente saber que aquellas que utilizan las formas de pesca más destructivas hacia el medio ambiente y los barcos que más contaminan son las que a menudo se benefician de las subvenciones más elevadas.

Así, está demostrado que los subsidios a los combustibles, además de devastar las poblaciones de peces, sustentan a la flota arrastrera en alta mar, que destruye especies marinas de crecimiento lento, como los corales de profundidad.

Desde Oceana pedimos cambios drásticos hacia políticas de subvenciones. Estas deberían ser otorgadas a caladeros no sobreexplotados, donde la capacidad de captura de la flota sea menor que las cuotas de pesca obtenidas, y donde se faene bajo un estricto y riguroso control de las especies, de su número y tamaño, de la legislación vigente, etcétera.

En Oceana apoyamos también que se den fondos públicos para planes de gestión de la pesca, reducciones de flotas, apoyos a la pesca artesanal, estímulos a la comercialización o creación de nuevas áreas marinas protegidas, por poner tan sólo algunos ejemplos. Pero estos fondos deben formar parte de la política pesquera de un país, estar regulados a nivel internacional, y no constituir una especie de financiación externa desprovista de control.

Para más información, os invitamos a que leáis nuestro comunicado de prensa o dediquéis cinco minutos a ver el especial de Oceana TV que estrenamos hoy.

A continuación:

Fin de campaña

Leer el artículo siguiente