Would you like to view our US Site?
© OCEANA Enrique Talledo

Imagínense respirar bajo el agua, imagínense poder bucear a profundidades abismales, imagínense poder vivir durante algún tiempo en los maravillosos arrecifes de coral o en los espectaculares bosques de Isidellas, imagínese convivir con tiburones de profundidad, esponjas o especies de nombre impronunciable, pero de belleza indescriptible.

Justo eso es lo que hacemos nosotros a bordo del Oceana Ranger, bueno, más bien lo hace nuestro ROV, pero nosotros podemos ver lo que ve él y casi sentirnos como se sienten los auténticos protagonistas de esta expedición, los seres que viven a cientos de metros de la superficie del mar.

Podemos sentir la alegría de ver pequeñas criaturas creciendo libremente, podemos sentir la amistad que se genera entre especies que siempre viven asociadas, podemos sentir la impresión que da bajar paredes submarinas repletas de vida, o incluso podemos sentir la tristeza de ver como la basura que generamos los humanos ha llegado a lugares a los que hace no tanto tiempo solo podíamos imaginar o leer en las novelas de Verne.

Espero que nunca tengamos que explicar a los seres que viven ahí abajo porque contaminamos su medio, porque llevamos al borde de la extinción a multitud de especies o porque destrozamos sus hábitats por utilizar artes de pesca destructivas, porque sinceramente, no sabría que decirles…

 

 

A continuación:

'Tiramisu' dal fondo del mare

Leer el artículo siguiente