Would you like to view our US Site?

Los días van pasando y el fin de la campaña se acerca. Queda poco menos de una semana pero hay que calmar las ganas por volver a casa, los accidentes llegan cuando uno baja la guardia. Si algo me ha enseñado la navegación de altura y las pasadas campañas es a empezar y acabar al mismo ritmo. A veces conozco gente que lo da todo el primer día de una travesía, suelen ser víctimas del cansancio del mar y pronto quedan derrotados, sobre todo con mal tiempo. De las regatas aprendí que hay que tener la mente despejada para que todo salga en el mínimo tiempo posible y llevarse la victoria. Solo así puede bajarse un spi con varios barcos llegando a toda velocidad y pegados los unos a los otros a la caza de la baliza de sotavento, mientras la tensión se palpa en el ambiente. Qué sensación tan maravillosa, solo los que mantenemos la calma en una proa lograremos salir los primeros en la ceñida. Último diario para mí en esta campaña, ahora a llegar a buen puerto y aprovechar el tiempo hasta la próxima expedición.

 

 

A continuación:

A moment of horror at open sea

Leer el artículo siguiente