Would you like to view our US Site?

Primero, permíteme presentarme; mi nombre es Floris y soy uno de los voluntarios de la fundación holandesa Anemoon. Estaré en la expedición las últimas dos semanas de campaña. No puedo decir que soy uno de los más jóvenes aquí pero sí que es mi primera vez en una expedición como esta. Lo que más me sorprende es esta comunidad de gente tan amable y altamente especializada que hay a bordo. Siendo biólogo, me interesa sobre todo, el trabajo de biología que están llevando a cabo Cecilie y Hanna.

El ROV es fantástico para observar los animales más grandes, pero para investigar la biodiversidad de esta zona, necesitamos conocer también las especies más pequeñas. Para ello resulta indispensable la utilización de dragas en los fondos del Mar del Norte. Tras la extracción, se filtra la arena y el sedimento con dos mallas y se inspecciona meticulosamente lo que queda. Después, los organismos se ordenan en discos de Petri y son registrados y fotografiados. ¡Y eso es sólo el principio! Una vez de vuelta en tierra se identificarán las especies. Para hacerlo bien se tardaría un año entero. ¡Las expediciones marinas llevan más tiempo en tierra que en el mar!

Pero por ahora es una mezcla agradable de monitoreo bajo el agua con el ROV y dragas. Y en los intervalos, buscamos algún resto de pecio para bucear y ver lo que hay allí.

¡Estoy encantado de estar aquí!

A continuación:

“Mud Man” on board

Leer el artículo siguiente