Would you like to view our US Site?

A 10 millas de la costa de Gozo, con el ROV a algo más de 500 metros de profundidad. Sentado en la proa del Ranger y observando el horizonte, así doy comienzo a este diario. Un pequeño descanso, entre horas destinadas a poner nombre a los cientos de videos grabados estos días. Y es que, aún tengo frescos los recuerdos de la inmersión de ayer -Una de las más bellas de cuantas he realizado en este bello mar.

Un pequeño explorador en busca de los tesoros biológicos que el Mediterráneo esconde entre las grutas y cuevas de la costa, así es como me siento. Confieso que estos enclaves, causan en mi una sensación de temor y respeto, que es anulada por la belleza y majestuosidad de la vida que se oculta en este juego de luces y sombras. También sorpresa e incredulidad tras observar aquí un pez propio del Mar Rojo (Fistularia commersonii) o documentar a un habitante de las oscuras cavernas submarinas como el pez Oligopus ater.

No quiero desaprovechar la oportunidad para agradecer al resto de la tripulación, su ayuda y buen hacer que hace que este siendo una de las expediciones más divertidas y fascinantes para mi.

 

A continuación:

Sampling protocol

Leer el artículo siguiente