Would you like to view our US Site?

Andoni Luis Aduriz cocina con conocimiento y creatividad, Juan Mari Arzak quiere llegar a la gente del pueblo a través de la humildad y el ingrediente fundamental de Pedro Subijana es la curiosidad. Estre tridente de la mejor gastronomía vasca e internacional acudió la semana pasada al estreno de Sea Legend, un corto sobre el declive de los grandes depredadores oceánicos.

Nos contaron que los grandes cocineros valoran los productos del mar, saben cuándo están en temporada, son artesanos del kilómetro 0. Que ha habido un cambio radical en la gastronomía hacia la conciencia medioambiental y que hacen todo lo posible por transmitirlo.

Los atunes -en los que se inspira Sea Legend-, los tiburones y el pez espada están desapareciendo:  hemos pescado al 90% de ellos en las últimas décadas. Detrás están la mala gestión y la pesca ilegal, que ocurren porque los gobiernos miran a otro lado, sea porque el sector pesquero en su conjunto factura poco o porque una determinada pesquería es especialmente valiosa. La buena noticia es que el mar puede recuperarse si se actúa a tiempo, y de eso trata esta historia.

© Panthalassa - Sergio Penzo (director creativo de Sea Legend), German Wahnsinn (música) y  David Gant (actor)

En la misma línea está Almudena Fernández, modelo, ecoactivista y embajadora de Oceana que no quiso perderse el estreno. Almudena tiene una gran trayectoria en la defensa de los océanos y le preocupa que el mar nos da mucho y a cambio lo sobreexplotamos. Como ella dice, “respetar el mar es respetar nuestra vida”.

Sea Legend se ha estrenado en San Sebastián, coincidiendo con el Festival Internacional de Cine, y muy cerca de los escenarios donde se filmó, entre el faro de Lekeitio y el monte Jaizkibel. Sergio Penzo, de quien surgió la idea del proyecto, cuenta que localizaron antiguas cabañas de pescadores mediante Google Earth y que salvaron las dificultades orográficas montados en un tractor de medio siglo de antigüedad. A sus 70 años, David Gant, el protagonista, reconoció que había vivido uno de los amaneceres más espectaculares de su vida. Y, a juzgar por las imágenes que vimos en pantalla, hay que creerle.

A continuación:

400 horas

Leer el artículo siguiente