Would you like to view our US Site?
ROV's deploying manoeuvre
© OCEANA/ Juan Cuetos

Hoy hemos llegado al Devil’s Hole (Agujero del Diablo), donde hay muchas franjas de fango, y el plan del día era buscar plumas marinas utilizando el robot submarino (ROV, Remotely Operated Vehicle). El tiempo estaba de nuestra parte: mar en calma y corrientes débiles, ¡perfectas para el ROV! De hecho, hemos podido hacer cuatro inmersiones de ROV.

El nombre de Devil’s Hole fue acuñado por pescadores que a menudo perdían las redes de arrastre en las escarpadas laderas de las franjas. A lo largo de las inmersiones de ROV, hemos podido ver la presencia del arrastre a través de largas marcas rectas sobre el sedimento blando. Entre esta zona de muestreo y la de Aberdeenshire había una acusada diferencia entre las especies (o la ausencia de ellas), lo que subraya la naturaleza destructiva del arrastre de fondo.

Pese a la presencia de arrastre, sí encontramos unas cuantas plumas de mar dispersas entre todas las áreas de inmersión de ROV. La última inmersión del día reveló una gran extensión de fango horadado por fauna que vive bajo tierra -lo cual está protegido en Escocia- y que también había sido arrastrada intensamente. Durante esta inmersión encontramos varias cigalas en sus agujeros y mixinos. Lo más destacado del día fue ver un cangrejo ermitaño corriendo a toda velocidad sobre una pluma de mar, que rápidamente se ocultó bajo la arena. ¡Ojalá todos los animales marinos pudieran evitar las intromisiones (como el arrastre) escondiéndose en la arena!

 

A continuación:

Un día en la costa

Leer el artículo siguiente