Would you like to view our US Site?

No descubro nada nuevo si digo que trabajar sobre el terreno es la mejor manera de aprender. Dejas la oficina, te enfrentas a todo lo que sucede fuera de tu rutina diaria, como trabajar delante del ordenador, y tienes que hacer frente a lo inesperado.

Es la primera vez, desde que me uní a Oceana hace unos tres años, que tengo la oportunidad de participar en una de nuestras expediciones marinas. No es una obligación sino una elección que he hecho para comprender de verdad lo que hacemos en alta mar. Sí, recibimos los diarios de a bordo todos los días y sí, también tenemos las fotos y los vídeos en la oficina, así que ¿de verdad hace falta subirse al barco?

La respuesta es otra vez "sí", porque ¿qué mejor lugar para saber cómo y por qué hacemos los proyectos de investigación que a bordo de un barco? Si me hubieras preguntado hace dos semanas por el valor añadido del ROV, o las muestras del fondo marino que son el mantra diario de la expedición, apenas podría haberte dicho un par de cosas sobre el funcionamiento de cualquiera de las dos, para hacerte comprender lo importante que es para nosotros.

Hoy es mi último día en el mar y en Noruega, donde durante los últimos 10 días, hemos estado explorando los tesoros ocultos de sus aguas. Hoy tengo la sensación de haber empezado a comprender el trabajo de nuestros científicos marinos, las interacciones entre los animales que habitan el ecosistema y la importancia de nuestras investigaciones oceanográficas. Ese conocimiento nuevo que logramos nos ayuda a avanzar en la consecución de nuestro objetivo, que es salvar los océanos.

La comunicación desempeña un papel crucial en nuestro trabajo y las expediciones nos permiten mostrar la parte más interesante del mismo, durante la época más apasionante del año. El poder de la comunicación nos permite darnos a conocer como una de las pocas organizaciones marinas que sigue realizando expediciones marinas anuales. Si no, nadie apreciaría nuestros esfuerzos en el mar, ni mostraría el duro trabajo diario del equipo de la expedición ni difundiría el material de vídeo y fotografía submarino en los grandes medios de comunicación.

Solo comprendiendo claramente el trabajo que se realiza a bordo del barco, podemos comunicarlo de forma directa con la esperanza de que nuestro mensaje llegue al gran público.

¡La comunicación es la clave de nuestro trabajo!

 

A continuación:

Pesca fantasma

Leer el artículo siguiente