Would you like to view our US Site?
© OCEANA/ Juan Cuetos

Cuando buceamos en mares tropicales el agua es azul celeste, transparente, y caliente, las condiciones ideales. Sin embargo llevando 15 días de campaña y buceando en aguas turbias, verdes y frías, estamos encantados. Tanto en Escocia como en Noruega nos hemos encontrado un ecosistema propio de agua templadas, “si se le puede llamar así a temperaturas de 9ºC”. Este ecosistema en un verdadero bosque, “el bosque encantado”. En todas las inmersiones hasta los 20 metros de profundidad un bosque de algas de varios metros de altura (quelpos) tapiza el fondo, impidiendo ver la roca. Es un bonito paisaje, pero como en un bosque terrestre, no es suficiente con una vista aérea, hay que adentrarse en él.

Si buscas un hueco entre sus “árboles” , bajo este manto hay una verdadera explosión de vida. Este es refugio de multitud de especies, bajo ese manto se reproducen, se refugian y también se depredan.

 

 

A continuación:

Cumpliendo sueños

Leer el artículo siguiente