Would you like to view our US Site?
Plumose anemones (Metridium senile)
© OCEANA/ Juan Cuetos

El diario de hoy os llega de una invitada a bordo del Neptune, procedente del Joint Nature Conservation Committee (JNCC), un organismo que asesora al Gobierno británico en materia de conservación. Oceana acoge a dos empleadas del JNCC en la primera etapa de la expedición al Mar del Norte y esperamos que la información recopilada en aguas de Escocia nos ayude a nosotros, al Scottish Natural Heritage y a Marine Scotland a aportar una imagen más completa de los hábitats de estos fondos marinos. A cambio, nos hemos lanzado a echar una mano con las muestras de draga y a ayudar en lo que podamos.

Comenzamos el día a un tiro de piedra de la costa de Aberdeenshire, con cielos azules y mares en calma. Cuando los submarinistas salieron rumbo a la costa, nos ocupamos en usar la draga Van Veen para muestrear áreas del fondo. La primera draga subió unos pequeños guijarros recubiertos de una fina corteza de Sabellaria spinulosa, un gusano que forma tubos. Si bien la Sabellaria como tal es común en el Mar del Norte, en algunas zonas también puede formar arrecifes vivos que se elevan sobre el fondo del mar y proporcionan un importante hábitat para otras especies. Estas estructuras arrecifales pueden permanecer en el sitio durante un tiempo, pero también disgregarse y desaparecer o reconstruirse en algún otro lugar completamente diferente, lo que complica bastante ubicar su presencia a lo largo del tiempo. Otros bichos han sido estrellas de mar comunes y ofiuras de brazos delicados, una pequeña pero activa galatea y otras anémonas, igualmente diminutas, agarradas a piedrecitas.

El viento arreció a medida que avanzaba el día, así que hicimos una inmersión de ROV bastante cerca de la costa, a unos 45 m de profundidad. Las imágenes de vídeo mostraron una mezcla de rocas grandes y pequeñas recubriendo el fondo marino, con bueyes de mar escondiéndose en las grietas y estrellas y erizos dispersos. También había numerosos peces planos, que se escabullían al ir acercándose el ROV.

Entre muestra y muestra, mantuvimos a raya los stocks de tarta y pusimos a prueba la paciencia de la tripulación cuando trataron de enseñarnos algo de ruso básico. ¡Y con eso, proshchay!

 

A continuación:

Un día como hoy

Leer el artículo siguiente