Would you like to view our US Site?

Desde el punto de vista del patrón, y este es mi rol a bordo, es un día tranquilo. Al menos en cuanto a la atención requerida a los mandos. Y además también hemos navegada un poco a vela (y más rápido a lo que navegamos a motor), cosa que no hacíamos desde la travesía desde Barcelona a Ragusa, Sicilia.

Supongo que ya estáis familiarizados con lo que es un ROV, por lo que no entraré en detalles. Peró lo que sí os diré es que para poder filmar a esas profundidades que lo hace se necesita que el barco navegue a una determinada velocidad, que casi nunca supera los 0.5 nudos, y a un rumbo determinado. Y este es mayormente mi trabajo. Y para esto hay que ir controlando todo el tiempo tres cosas: rumbo y velocidad del barco, viento y abatimiento y corriente con su deriva. O sea que estar a los mandos puede ser interesante, a veces curioso, también algo estresante y cansado, y por qué no, divertido.

Otra cosa que me resulta cuanto menos curiosa, es que, como navegante, estoy acostumbrado a mirar el cielo y el mar, e intentar interpretarlos y poner nombre a sus nubes, estrellas, aves y algún que otro mamífero marino o pez o lo que sea que aparezca en nuestro campo de visión. Pero en esta campaña estoy empezando a conocer lo que hay en el fondo. Y obviamente no hablo de aguas someras, si no lo que hay a profundidades de hasta 1000 metros!. Y es increíble la vida que hay y lo bonita que puede ser ahí abajo!

Así que, si en algún momento mi trabajo resulta estresante o monótono, el motivo, que no es otro que proteger toda esa vida, lo vale.

Pero hoy es un día de buceo.

Hasta la próxima entrada.

 

 

A continuación:

Diverse marine life recorded in 2016 Benham Rise expedition

Leer el artículo siguiente