Would you like to view our US Site?

La noche del 7 al 8 de junio la pasamos al norte de la Isla Salina . Los días anteriores habíamos visto varios pesqueros con redes de deriva en Lípari y sospechábamos que podían calarlas por esta zona.

Efectivamente así fue. Antes de la puesta de sol pudimos constatar que muchos de ellos estaban faenando por la zona , observamos y documentamos como calaban las redes y más tarde enviamos la información a la oficina de Océana en Madrid que se ocupó de poner en alerta a las autoridades italianas.

Alrededor de la una de la madrugada empezaron a verse las luces de las patrulleras de la “guardia costiera” . Pudimos ver como se abarloaban a muchos de los pesqueros para comprobar sus redes.

Aun así al amanecer había varios de ellos recogiendo las redes , fotografiamos y grabamos como aparecían especies protegidas en unas redes que excedían la longitud máxima permitida.

El paisaje que nos rodea es hermosísimo , hace siete años que navegué por estas islas y todo sigue igual . Igual de tranquilas , poco explotadas , con paisajes naturales únicos . Hay dos volcanes en activo , especialmente el de Stromboli , de cuyo cráter principal podemos ver emanaciones cada media hora.

Y de fondo el Etna , con sus más de tres mil metros de altura.

El día 8 lo pasamos navegando hacia Sicilia, y por la tarde fondeamos delante de la bocana de Porticello. No encontramos ningún redero , aunque si muchos arrastreros y palangreros. Aprovechamos para darnos un baño y al anochecer seguimos navegando rumbo al sur de Cerdeña.

El mar esta lleno de luces y de pesqueros , paramos continuamente a comprobar de que tipo y ninguno pesca con redes de deriva.

El 9 por la mañana continuamos la marcha hacia Cerdeña , durante el día hay una ligera brisa y podemos izar la mayor por unas horas.

La noche transcurre muy tranquila, con el mar como un espejo y las estrellas reflejadas en la superficie, las guardias son muy agradables.

El día 10 por la mañana llegamos al sur de Cerdeña. Después de visitar varios puertos amarramos en Carloforte. Cenamos en tierra y estiramos un poco las piernas.

El 11, por la mañana temprano , zarpamos rumbo a Palma de Mallorca , el parte es muy bueno, durante el día navegamos un poco a vela. El mar esta como un plato , y estamos pendientes por si hay algún avistamiento, las condiciones son perfectas.. pero nada . Durante la noche comentamos el hecho de habernos encontrado un mar tan vacío… el 12 por la mañana , y ya dentro de la zona de exclusión de rederos en aguas españolas, empiezan a sucederse los avistamientos. Primero , a las ocho de la mañana vemos cuatro cachalotes , parecen tres adultos y un juvenil.

Carlos y Jorge se tiran al agua varias veces con las cámaras, pero siempre mantienen una distancia de seguridad que nos impide obtener imágenes submarinas.

Poco después nos encontramos un grupo de ballenas piloto o calderones. Nos dejan acercarnos mucho y consiguen unas imágenes increíbles , cuando para nuestra sorpresa aparece un grupo muy activo de delfines listados acompañando a un rorcual de gran tamaño.

Una mañana perfecta.

A las seis de la tarde amarramos en Palma de Mallorca , donde embarcaremos el ROV y comenzará la segunda parte de la campaña.

A continuación:

De vuelta a bordo en 2006

Leer el artículo siguiente