Would you like to view our US Site?
© OCEANA/ Juan Cuetos
© OCEANA/ Juan Cuetos

Después de unos cuantos días en seco, hoy fue la última inmersión de la expedición y Escocia nos ha dejado un buen recuerdo.

Es el reino de los crustáceos: nécoras, bueyes, bogavantes, … En cada grieta, en casi cada agujero nos encontramos unas pinzas haciendo guardia a la entrada.

Lo más curioso ha sido encontrarse una nécora en plena muda. Los crustáceos tienen una forma de crecer sorprendente, salen de su propio caparazón dejando su exoesqueleto como si de un guante se tratase. Poco a poco su cuerpo absorbe agua y se endurece, alcanzando casi el doble de su tamaño.

Es un momento crítico para su supervivencia y muchos crustáceos mueren en el intento. Sorprendentemente este es el único momento en que algunas especies pueden reproducirse: el macho de nécora protege a la hembra mientras realiza la muda, a la espera de la cópula.

A continuación:

Islas Farne

Leer el artículo siguiente