Would you like to view our US Site?

Tras un día de ROV a todo trapo con un par de interesantes inmersiones, la última de las cuales descubre grupos de peces reloj, volvemos a puerto. Un chunda chunda atruena en el horizonte a medida que nos acercamos al atraque. Es la noche de San Juan, la noche del fuego, la celebración del inicio del verano. A algunos no se les ocurre mejor forma de festejar que darle a los decibelios machacones combinados con una amplia y concienzuda siembra de elementos plásticos en forma de botellas, bolsas, latas y restos varios que son abandonados en la playa. Sin comentarios.

A continuación:

Seco de los Olivos. Gorgonias bambú y relojes

Leer el artículo siguiente