Would you like to view our US Site?

Hoy es el último día que el catamarán Ranger permanece fondeado en Green Turtle Cay ( Isla de Abaco, en las Bahamas ). Llegamos aquí el domingo 24 de abril y, desde entonces, a la tripulación de Oceana nos han ocurrido muchas cosas. Nos vamos satisfechos porque hemos filmado a los meros de Nassau, a los peces loro, a los tiburones… pero las tortugas nos han sido esquivas. A primera hora de la mañana el primer oficial, Carlos, apunta en la pizarra las tareas que debemos realizar cada miembro de la tripulación y nos da instrucciones verbales para los preparativos de partida.

José Carlos Corral

Se nota que nos vamos. " José Carlos, sube al palo mayor para cambiar la luz de tope, que te ayuden Bibi y David ". Durante una de nuestras guardias, Carlos me explicó que la luz de tope señala la posición de un barco durante la navegación nocturna. Los grandes mercantes suelen llevar dos: una más alta en popa y otra más baja, en proa. El Ranger, como otros barcos de vela de similar porte, sólo lleva una. Provisto del obligatorio arnés de seguridad, nuestro compañero ha tenido que subir varias veces al palo mayor, pues las tuercas se le resistían. Abajo, muy pendientes de sus movimientos, se han quedado David y Bibi, con los prismáticos y el walkie-talkie.

En el interior del Ranger el capitán Nuño revisa las tablas de mareas para saber con exactitud a que hora hemos de salir, se informa de la meteorología, saca las reglas, estudia a fondo las cartas de navegación y prepara el compás de alidada ( una brújula para medir la demora, que hace falta para atravesar el canal de salida al Océano Atlántico ). " Seguiremos rumbo Este-Nordeste hacia el Mar de los Sargazos ". Mientras tanto, Mar vuelve a limpiar la carcasa de su cámara. Ya he perdido la cuenta de las veces que lo ha hecho… En esas estamos cuando nos avisan que la nueva cámara ya ha llegado al aeropuerto de Treasure Cay. Y todos respiramos con alivio.

Por la tarde Carlos, Ricardo y yo nos hemos desplazado en una de las lanchas auxiliares hasta el pueblecito de New Plymouth, en la misma Isla de Abaco, a unos diez minutos de navegación desde Green Turtle Cay, para realizar aprovisionamientos de ultima hora: víveres y material de trabajo. Sus casitas de madera en tonos pastel parecen acogedoras, cada una de un color: rosa, amarillo, azul… Sus calles están muy limpias y la gente es muy amable. No parece que sus habitantes padezcan estrés.

Bahamas

Del español " Baja Mar "


El nombre de las Bahamas proviene de los primeros exploradores españoles que lo llamaron " Baja Mar ", en alusión a la escasa profundidad de sus aguas, azules, verdes y turquesas durante kilómetros y kilómetros. Cristóbal Colón fue el primer europeo en navegar por las Bahamas, pero siglos después los ingleses se hicieron con ellas. En 1647, un grupo de puritanos se estableció aquí, en una ciudad que llaman Eleuthera (" libertad " en griego). Más adelante, el archipiélago también sirvió de refugio a los piratas, como el famoso Henry Morgan, nombrado " Sir " por Su Majestad británica. Millones de turistas, sobre todo norteamericanos y canadienses, las visitan cada año alojándose en resorts de lujo, lo que supone diez veces más la población total de Bahamas. Otros vienen para practicar la pesca deportiva de marlin en aguas más profundas y de otras especies, en las más someras. Manglares, fondos arenosos, fanerógamas y arrecifes de coral son elementos distintivos de este archipiélago que contabiliza 2.000 islas, islotes y cayos de particular belleza. Sus fondos submarinos han sido poco explorados, de ahí el interés de Oceana en documentarlos.

A la vuelta de New Plymouth, nos encontramos con una sorpresa. Un ritmo contagioso de timbales resuena un poco mas allá de donde está atracado el Ranger. Se celebra el Junkanoo, una antigua tradición que proviene de siglos atrás, cuando aquí se practicaba la esclavitud. Dicen que esta palabra tal vez provenga del francés " L’inconnu " ( el desconocido ), por las coloridas máscaras con que los danzantes cubren sus rostros. Otra explicación es que Junkanoo era el jefe de una tribu que pidió a sus amos poder celebrar el Año Nuevo según sus tradiciones.

Bahamas    Bahamas

Hoy ha desembarcado Annie Compton, pues sus compromisos personales y profesionales le reclaman. La generosa ayuda de Annie y su marido Steven Mac Allister ( miembro de la Junta Directiva de Oceana ) ha sido vital para que pudiéramos llevar a cabo la Expedición. Durante las semanas que hemos compartido con ella, Annie ha derrochado una energía y optimismo que parecían inagotables. Me parece que se va muy contenta del trabajo realizado por Oceana, con ganas de abordar nuevos y apasionantes proyectos. " ¡ A por las tortugas, chicos ! ". La vamos a echar de menos.

A continuación:

We are back in the coral caverns. Friday, April 29th, 2005

Leer el artículo siguiente