Would you like to view our US Site?

Las carabelas portuguesas que hemos empezado a ver son un fascinante y peligroso organismo muy abundante en estas aguas del Triángulo de las Bermudas, ricas en sargazos. Hoy su presencia ha disminuido un poco, pero de vez en cuando alguien en el Ranger sigue dando la voz de aviso: " ! carabela a babor ! ", " ! carabela a proa… ! ". Las vemos pasar dejándose llevar a merced del viento y del oleaje. Componen una dispersa flotilla de diminutos " barcos " vivientes, de apenas 30 centímetros de " eslora ": sus velas, hinchadas al viento, son transparentes y, al atravesarlas los rayos de sol, crean sobre ellas irisaciones de mil colores...

" La carabela portuguesa, de aspecto similar a las medusas, pertenece al orden de los sifonóforos ". Como siempre, es Ricardo el que pone la nota científica. " Pero a diferencia de las medusas, cada carabela no es un individuo aislado, sino una colonia. Un organismo compuesto de múltiples individuos que se especializan, cumpliendo diferentes funciones para sobrevivir. Unos hacen de vela, otros de flotador y otros se convierten en largos tentáculos, para alcanzar con ellos los nutrientes. Sus tentáculos pueden alcanzar hasta tres metros de largo, pero cuando se desplaza suele llevarlos retraídos ".

Así pues, cuando los buceadores de Oceana se sumerjan para documentar el área de los sargazos, las carabelas portuguesas serán una dificultad añadida, pues su picadura es altamente peligrosa. Dependiendo del tamaño de la carabela, de la zona en donde se produzca la picadura y de si la persona es alérgica o no, puede llegar a producir shocks alérgicos e incluso paro cardiaco…

Cuando la carabela siente algún ser vivo cerca de ella, sus tentáculos se ponen en acción, disparando un filamento urticante que se clava en la piel e inyecta un veneno. Se alimentan de larvas, huevos y pequeños organismos, igual que las medusas. Pero no son bocado para nadie. Si acaso para las tortugas…

A continuación:

Mar, like a modern Penelope. Tuesday, May 3th, 2005

Leer el artículo siguiente