Would you like to view our US Site?

Hoy comenzamos haciendo una inmersión con los submarinistas en el Cabo de San Antonio. Aquí nos encontramos con los guardas de esta reserva marina que nos dan información sobre la zona.

Es una pared rocosa con una roca que cae hasta unos 20 metros de profundidad. Al igual que en otros lugares de esta zona, hay pocas gorgonias, con presencia dispersa de gorgonia blanca (Eunicella singularis) y sarmiento (Leptogorgia sarmentosa).

Los nudibranquios aquí son abundantes, con vaquitas suizas (Discodoris atromaculata), así como Hypselodoris sp. y Thurridilla hopei.

Entre las rocas encontramos morenas (Muraena helena) con gambas limpiadoras (Lysmata seticaudata), escorpenidos (Scorpaena spp.), etc., además de las consabidas castañuelas (Chromis chromis), doncellas (Coris julis) y algún gobio esbelto (Gobius geniporus) y blenio de banda oscura (Parablennius rouxi).

La diversidad de la zona se complementa con esponjas como Agelas oroides, Cliona viridis y Crambe crambe, alguna anémona (Aiptasia mutabilis) y diversas algas rojas, como Mesophyllum alternans, Peyssonnelia spp, Acrosymphyton purpuriferum o Galaxaura oblongata.

En la zona de arena aparecen muchos ceriantos (Cerianthus membranaceus), algunos espirografos (Sabella spalanzani) y se ven unos pocos haces de Posidonia oceanica.

Casi toda la zona tiene un pequeño manto de sedimento muy fino que cubre ligeramente todo tipo de organismos.

Sobre los 40 metros de profundidad introducimos el ROV en el agua y encontramos una zona fangosa con algunas pequeñas rocas fuertemente cubiertas por sedimentos finos. Por desgracia, el viento ha levantado unas olas de gran tamaño que nos dificultan el trabajar, hasta que la visibilidad se hace casi nula. Entonces decidimos suspender el trabajo de este día. Nos dirigimos a puerto para aprovechar el resto del día y hacer compras de suministros y así adelantar trabajos pendientes.

A continuación:

Cabo de La Nao

Leer el artículo siguiente