Would you like to view our US Site?

Hoy teníamos previsto echar un vistazo a los bajos que en las cartas marinas aparecen a unas 20 millas al este de Cabo de Gata. Según todas la cartografía que tenemos, son tres cimas que quedan a unos 180-200 metros de profundidad que se asientan sobre una pequeña plataforma a los 900 metros, y de aquí caen hasta más de 2.000 metros.

Esos eran los planes, pero nos hemos llevado una sorpresa. Los bajos no existen. Tras varias horas de buscarlos, hemos llegado a la conclusión que se deben a alguna equivocación. Al pasar sobre la zona marcada, la sonda nos da dos ecos diferentes, uno a 900 metros, que es el fondo real, y otro a 180 metros. Este segundo eco es falso y puede deberse a algún fenómeno oceanográfico, como cambios en la densidad de las masas de agua, lo que da una apariencia falsa de elevación del terreno. Curiosamente, también hemos tenido ecos falsos (o más que falsos secundarios) en 3 puntos diferente, coincidiendo casi con los lugares marcados en la carta.

El hecho es que estos engaños se han ido repitiendo en todas las publicaciones, lo que nos ha conducido aquí confundidos.

Ante este panorama, modificamos los planes y nos dirigimos a Cabo de Gata. Allí realizamos alguna inmersión en la zona de la Punta de la Polacra y utilizamos el ROV para intentar ver como es el cañón que se encuentra frente al Puerto de Genoveses.

El año pasado ya hicimos alguna inmersión en la zona de El Bergantín, al norte de la Polacra. Allí estaba bastante lleno de vida y con espectaculares fondos. En esta zona sur de La Polacra la vida es menos exuberante. No obstante hay un bonito fondo de grava negra, sobre el que se asienta un pradera de Posidonia oceanica. En las grietas y bajo los pequeños salientes de las rocas se concentran las esponjas, siendo especialmente llamativas los especimenes de esponjas calcáreas como Clathrina clathrus. Por otra parte, los tordos (Symphodus ocellatus) están con una gran actividad haciendo sus nidos, mientras que los fedries (Thalassoma pavo) se dedican al pillaje de huevos. Las pobres castañuelas (Chromis chromis) intentan desesperadamente defender su descendencia frente a una nube de atacantes.

En el cañón, aunque visualmente no es muy atractivo pues se encuentra totalmente cubierto de fango, incluyendo las rocas de las laderas que apenas asoman, las especies que encontramos son llamativas. Se trata de distintos peces de profundidad, como molleras (Gadella maraldi), los espectaculares peces armados (Peristedion cataphractum), algún granadero (posiblemente Coryphaenoides sp.) y diversas gambas que no hemos podido identificar.

Tras dos días en la zona, ponemos rumbo al sur de Almería. Allí estaremos casi una semana trabajando entre el Seco de los Olivos y la zona costera de El Ejido.

A continuación:

On our way to Cartagena

Leer el artículo siguiente