Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Ricardo Aguilar

Más sorpresas en esta zona. Continuamos investigando los bajos cercanos al Seco de los Olivos. Junto al Seco principal, se encuentran una serie de elevaciones de menores dimensiones que casi lo rodean como si fuera una corona. Todas ellas se están mostrando muy interesantes.

Continuamos en Almería realizando inmersiones en la zona del Seco de los Olivos. Al contrario que el año anterior, no hemos visto ni un solo cetáceo en la zona, y eso que hemos tenido dos días y medio con el mar como un plato, lo que da una visibilidad muy grande. En general, el último mes y medio los avistamientos que hemos realizado se pueden contar con los dedos de una mano. Casi hemos visto más peces espada saltando que delfines. Cada año la situación es peor. Y tortugas tampoco muchas.

Habiendo llegado a Almería, hemos hecho del puerto de Almerimar nuestra base de operaciones para trabajar en el Seco de los Olivos y entre Punta Entinas y Puna Elena.

El primer día nos dirigimos al Seco para ver una de las pequeñas elevaciones que hay al este, y por la tarde mirar un poco la cima del seco principal.

Esta pequeña elevación que hay al este del Seco tiene su cima a unos 90 metros. A partir de ahí una zona de derrumbamientos rocosos se extiende hasta los 130 metros, y después caemos en fondos arenosos.

Hoy teníamos previsto echar un vistazo a los bajos que en las cartas marinas aparecen a unas 20 millas al este de Cabo de Gata. Según todas la cartografía que tenemos, son tres cimas que quedan a unos 180-200 metros de profundidad que se asientan sobre una pequeña plataforma a los 900 metros, y de aquí caen hasta más de 2.000 metros.

De camino hacia Cartagena para aprovisionar el barco, hacer limpieza general y otras necesidades, hacemos una parada de unas horas en la isla de Las Palomas para echar otro vistazo en la zona.

Los submarinistas se sumergirán en el bajo que se encuentra al sur del islote y el ROV trabajara al este.

Esta zona está muy invadida por especies exóticas, como las algas rojas Lophocladia lallemandi y Asparagopsis spp., y el coral colonial Oculina patagonica.

Ya estamos de vuelta en Cabo de Palos y vamos a seguir con las inmersiones en Islas Hormigas.

Dentro de la Reserva los buceadores están encontrando una gran cantidad de peces, entre los que destacan los espetones (Sphyraena viridensis) y las tres especies de meros (Epinephelus marginatus, Epinephelus costae y Mycteroperca rubra). Algunos buceadores nos han comentado que hoy se han visto mantas raya (Mobula mobular) por la zona.

Hoy sudar, estamos sudando de verdad. Es el día más caluroso desde que hemos empezado la expedición. Eso si, la mar está casi como un plato y nos facilita mucho el trabajo.

Continuamos con las inmersiones con ROV en el Seco de Palos. No recorremos ni 20 metros sin que nos encontremos restos de aparejos de pesca; sedales, anzuelos, redes, etc.

Estamos aprovechando al máximo el día, por eso hoy nos hemos levantado aún antes, para poder volver temprano a Cabo de Palos y hacer algún cambio de tripulación.

Hoy toca madrugar un poco más. Nos llevará más de tres horas llegar a nuestro destino. Nada mas salir, empezamos a ver a los arrastreros faenando. Durante bastante tiempo los encontramos por todas partes, hasta que los fondos empiezan a sobrepasar los 700-800 metros de profundidad.

La mar está bastante tranquila y apenas hay viento, condiciones estupendas para avistar tortugas. Las tres primeras aparecen frente a nosotros y sólo tenemos que desviarnos un poco para observarlas de cerca.

A primeras horas de la mañana salimos de Cartagena con destino a Cabo de Palos; allí nos reuniremos con los guardas de la reserve marina para comentar los planes de trabajo. Los trámites son rápidos y en poco tiempo navegamos hacia el Bajo de Fuera. La cima está a sólo unos 4 metros y, por su vertiente norte cae a 35-45 metros, mientras que la sur coge más profundidad.

La mañana se presenta mucho mejor pero, en Cabo de Palos aún se espera que haya mar de fondo tras el levante de estos días pasados. Así que para no arriesgar y poder aprovechar el día, vamos a concentrar los trabajos entre Cabo Tiñoso y La Azohia. Esta zona costera aún presenta un aspecto magnífico por su espectacular relieve y, sobre todo, porque no ha sido todavía destrozada por filas de urbanizaciones como ocurre en la mayoría del litoral español. La verdad es que se hace raro poder ver trozos de costa sin que haya una edificación ni una grúa de construcción.

Páginas