Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Pere Valera

Hola a todos.

Nueva campaña con Oceana. Nuevas aguas también, en este caso libanesas, con sus fondos, que es lo que hemos venido a estudiar.

Y nuevo barco. Que es de lo que voy a hablar. Estamos en un remolcador de 42 metros de eslora, 11.4 metros de manga y 622 GT, ya entrado en añitos.

En este caso no voy como patrón, pero he tenido la oportunidad de pilotarlo. Y si digo la verdad, cuando embarqué en él tenía mis dudas sobre la idoneidad del barco para lo que se le iba a pedir.

El mar y el cielo bien podrían ser las dos mitades de una misma esfera. Y nosotros, gente de mar, estamos acostumbrados a surcar la a veces impredecible superficie que los separa. En esta campaña he aprendido un poco a observar la parte de la esfera que no podemos ver simplemente con nuestros ojos. Y es sorprendente las similitudes (y obviamente también las diferencias) entre ambas mitades. Pero yo hoy os voy a hablar de la mitad que podemos ver simplemente levantando los ojos, y con ello observar su fauna que son las nubes.

Lo digo porque hemos pasado dos días parados. Y no por mal tiempo. Enganchamos un cabo de plástico de los que usan los pesqueros y rompimos una pieza del motor.

Así que tuvimos que volver a puerto y repararlo. Que esto pase es una cuestión de probabilidades. El problema es que estas han aumentado de una manera alarmante. Es casi increíble la cantidad de restos de cabos y redes que se encuentran a la deriva, con el peligro que esto conlleva para la navegación. Por no comentar la cantidad de líneas de pesca enredados en los arrecifes de coral que estamos filmando con el ROV.

Bueno, hoy toca escribir otra entradita para el diario de a bordo.

Una pequeña referencia sobre supersticiones.  Antiguamente, y no tan antiguamente, y sobre todo por falta de información y conocimiento casi toda la gente con profesiones íntimamente relacionadas con la naturaleza tendían a ser supersticiosos para dar respuesta o controlar los caprichos  de esta.

Desde el punto de vista del patrón, y este es mi rol a bordo, es un día tranquilo. Al menos en cuanto a la atención requerida a los mandos. Y además también hemos navegada un poco a vela (y más rápido a lo que navegamos a motor), cosa que no hacíamos desde la travesía desde Barcelona a Ragusa, Sicilia.