Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Natividad Sánchez

La UE está reformando el actual reglamento sobre pesca de profundidad en el Atlántico Nordeste. Este texto, que viene de 2002, ha demostrado su ineficacia: las especies de profundidad no se han gestionado de forma sostenible y se han permitido pesquerías que dañan ecosistemas vulnerables. ¿Conoces los datos que hay detrás de esta pesca y su impacto?

La semana pasada, Sergi Basolí cumplió 200 días paleando por la costa mediterránea, una aventura que estos días le ha llevado al Tirreno. Sergi va sin más compañía que su kayak y un objetivo: difundir la necesidad de conservar el mar. Y, la verdad, con mucho menos se han rodado grandes películas.

A menudo vemos en televisión preciosos arrecifes de corales tropicales con rayos de sol que atraviesan el agua y peces de colores nadando felices. Pero ¿qué ocurre cientos de metros más abajo? Pues básicamente lo mismo pero distinto: arrecifes de corales de aguas frías en total oscuridad y peces raros que nadan felices.

El atún rojo, una especie emblemática del Mediterráneo, ha sido durante años el gran ejemplo de cómo un afán desmedido de lucro puede llevar a una especie al borde del colapso.  Su crítica situación desencadenó una campaña internacional para que se fijaran límites de capturas razonables y finalmente los Estados se decidieron a actuar. Pero ¿qué ha sido de él desde entonces? ¿Se ha recuperado, como afirman algunos países pesqueros?

Este chico de la foto es Sergi Rodríguez Basolí y está inmerso en una expedición muy especial: tratar de recorrer en kayak el litoral mediterráneo en solitario. Sergi partió de España hace 71 días y desde entonces ha bordeado la costa francesa y acaba de llegar a Italia.

Si culmina esta proeza, que supondría palear por los 25 países del Mediterráneo, habrá cubierto una distancia mayor que el diámetro de la Tierra, solo con la fuerza de sus brazos y una pequeña vela. Impresionante, ¿verdad?

Últimamente florecen los estudios para la prospección de hidrocarburos que declaran hallar una biodiversidad en las áreas de interés tan escasa que no se sabe si las compañías han explorado el fondo marino o la Luna. La verdad no tiene ningún sentido, y si te fijas bien, los datos reales terminan reflejando que los estudios de impacto medioambiental están bien lejos de la realidad. 

El Parque Nacional de Cabrera cumple 22 años hoy y nos alegra decir que crearlo ha merecido la pena. Hay pruebas suficientes de que los animales que viven en la zona protegida alcanzan mayor tamaño y se reproducen más, y disponer de esta ‘fábrica’ de vida salvaje es una gran ayuda a la hora de recuperar las zonas más castigadas de alrededor.

Páginas