Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Natividad Sánchez

El lunes por la tarde llegamos al puerto de Eemshaven. Una pegatina enorme de "Oceana" en el barco islandés Neptune nos dio la bienvenida, junto a una docena de personas sonrientes de distintos países (principalmente españoles) con camisetas de Oceana.

Hoy hemos despertado en puerto. Tenemos nuevos compañeros –buzos holandeses–, aunque no hemos podido saludarles, ya que hemos tenido que abandonar el barco para dejarles sitio. Lo hemos hecho en parte con pena y en parte con ganas, con pena por dejar a nuestros compañeros unos días.

Desde que salimos del puerto de Hirsthals hemos estado navegando unos diez días por aguas de Dinamarca y  Alemania, haciendo inmersiones de ROV y buceo en busca de emanaciones gaseosas submarinas.

El sábado entramos en Eemshaven, puerto holandés, y llama mucho la atención el contraste de ver el puerto repleto de aerogeneradores junto con dos centrales térmicas, con las montañas de carbón.

Bueno, hoy día 29 seguimos en el Neptune. Los días pasan y el ambiente de compañerismo ha pasado a amistad.

Nos conocemos mucho los unos a los otros, nos reímos juntos, nos ayudamos mutuamente y lo más importante que funcionamos perfectamente cómo equipo.

Puede que algún día se te haga más duro que otros, pero enseguida tienes a alguien que te saca la sonrisa y cambia totalmente tú día.

Mi aventura en el Mar del Norte sigue siendo increíble y sé que por mucho que escriba en estos diarios la gente no puede hacerse ni la mínima idea de lo bueno que es estar aquí.

Titanes de 3 palas nos saludan al abrirse el día, grandes aerogeneradores que proveen de electricidad a una civilización que se nos comienza a hacer lejana después de 9 días en el mar. El cual, después de tratarnos tan bien este último mes comienza a enseñar sus colmillos. El ROV está preparado, el barco en posición. Aarón, al winch, nos advierte que una pantalla de agua se acerca a gran velocidad.

Hoy el día ha arrancado regular, con fuertes vientos y bastantes olas. Así que no fue posible lanzar el ROV por la mañana e hicimos varias dragas y CTD aquí y allí. Más tarde amainó el viento, de modo que tratamos de hacer un ROV y tuvimos buenos resultados.

Lo primero que quiero hacer, es dar la gracias a todos los compañeros y compañeras por la dulce sorpresa que me dieron el día que cumplía años!

Me siento muy afortunado de estar aquí por varias razones, pero una, de gran peso, es por el buen ambiente que se respira en el barco con todo el mundo! ¡Sou genials!

Hoy, arrancamos la jornada con un tiempo espectacular.

Tenemos el día soleado y el mar está perfecto para salir a bucear.

En los 90, cuando era un crío, había un programa de televisión que me encantaba. Estar aquí en el Mar del Norte, en esta expedición de protección marina, me ha traído recuerdos de cuando lo veía en mi infancia. Cada nueva aventura de la serie de dibujos animados Capitán Planeta nos animaba a comprender y cuidar nuestro planeta y esos mensajes son hoy en día tan pertinentes como lo eran entonces.

Es mi segundo año trabajando para Oceana y también el segundo en el Mar del Norte. Soy parte del equipo del ROV (Remotely Operated Vehicle, robot submarino).

Nuestra labor aquí es muy interesante y no tiene nada que ver con los trabajos que he realizado anteriormente. Trabajar y cuidar de los océanos a la vez es un privilegio que te hace sentir fantástico.

Como ya sabréis, somos un gran equipo compuesto por submarinistas, biólogos, marineros, fotógrafos, especialistas en vídeo submarino y más, pero nos hemos hecho un equipo y la atmósfera a bordo es muy buena.

Páginas