Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Juan Cuetos

Hoy es el último día de navegación de la tripulación del Neptune, ya que está previsto que esta noche atraquemos en el puerto de Newcastle, dando por finalizada esta expedición, la segunda llevada a cabo por Oceana en el Mar del Norte.

Han sido muchas millas náuticas de navegación, a lo largo de 5 países, se han muestreado los fondos marinos con 138 dragas, tomado 799 muestras, más de 80 transectos de ROV. Hemos realizado un total de 28 inmersiones, para mí como buceador, sin duda los mejores momentos.

Después de unos cuantos días en seco, hoy fue la última inmersión de la expedición y Escocia nos ha dejado un buen recuerdo.

Es el reino de los crustáceos: nécoras, bueyes, bogavantes, … En cada grieta, en casi cada agujero nos encontramos unas pinzas haciendo guardia a la entrada.

Lo más curioso ha sido encontrarse una nécora en plena muda. Los crustáceos tienen una forma de crecer sorprendente, salen de su propio caparazón dejando su exoesqueleto como si de un guante se tratase. Poco a poco su cuerpo absorbe agua y se endurece, alcanzando casi el doble de su tamaño.

Si por una razón, hubiera de elegir una, de entre todas las inmersiones que hemos tenido el placer de disfrutar hasta hoy, me quedaría con las Islas Farne, anexas a la Reserva Natural Nacional, aguas fronterizas de Inglaterra con Escocia. Cargadas de bogavantes, bueyes de mar, medusas melena de león, merlos y opulentos bancos de abadejos, que sujetos a un inmensurable lecho de manos de muerto son custodiados por la fascinante presencia de la foca gris, indiscutible reina de sus costas.

Otro cambio de hora, otro cambio de UTM, se cierra el circuito. Múltiples X tachan las zonas ya conquistadas. El último reducto es Newcastle: comienza el asedio.

La multi-beam nos proporciona la inteligencia sobre el terreno. Zona llana, fangosa, sin rocas ni desniveles que nos indiquen que haya algo interesante. Unas cuantas escaramuzas de la draga confirman a los científicos el sustrato de la zona y el tipo de vida local.

Hoy partimos de IJmunden, en Países Bajos, rumbo a aguas británicas, para finalizar la expedición. Los partes meteorológicos nos auguran una travesía brava; de hecho, olas del sur ya están batiendo con dureza los costados de la nave. Matamos el tiempo revisando los detalles de esta última etapa y clavando la mirada en el horizonte, para combatir el mareo. Siendo un danés que navega hacia Inglaterra en pleno temporal, no puedo evitar sentirme un poco como un vikingo de los viejos tiempos, en una de sus expediciones por estos mismos mares que estamos atravesando ahora.

Hoy nos dejan algunos de los compañeros de la expedición, así que les ayudamos con la descarga, nos despedimos de ellos y les deseamos buena suerte, como es costumbre en el mar.

Por la tarde aprovechamos que el barco tiene que aprovisionar para visitar Ámsterdam, que nos queda a pocos kilómetros.

Qué puedo decir de esta hermosa ciudad, solo que pasamos una tarde estupenda y disfrutamos de sus calles, canales y gentes, quedándonos con ganas de un poco más. Pero hay que volver al barco, en pocas horas, partiremos para el Reino Unido.

Esta tarde volvíamos a puerto tras finalizar una jornada “clásica” Draga/ROV/CTD/Draga/ROV/Draga, cuando divisamos el enorme cadáver de una ballena (probablemente un rorcual) flotando en superficie. Es irónico que no hayamos visto ni uno solo de estos gigantes en casi 50 días de expedición y acabemos viendo ahora uno muerto. Una pena.

¿Te imaginas abrir una ventana hacia el mar y observar durante dos meses los fondos submarinos del Mar del Norte? Nuestra vía de observación, aparte de nuestra propia vista, son múltiples sistemas de cámaras, sensores, robots submarinos, dragas y demás sofisticados aparatos. En lo que se refiere a la documentación de aguas someras, el equipo de buceadores hemos disfrutado con las espectaculares colonias de aves en las costas escocesas y amplias áreas marinas con bosques de quelpos.

El mapeo acústico es una de las pocas cosas que podemos hacer de noche en esta expedición. Pero esta noche navegamos hacia un nuevo lugar de investigación, al norte del Bruine Bank. Esto significa que, debido a mi ciclo de sueño cambiado y al hecho de que esta noche no recogemos nuevos datos, me voy a dedicar a organizar todos los datos recopilados durante la semana pasada. Llevo a cabo un rápido procesamiento para determinar su calidad, y tomo notas para facilitar la localización de archivos específicos durante los próximos meses.

Hoy ha sido un día lleno de fotos y vídeos submarinos. Comenzamos con el SPI (Sediment Profile Image), un aparato que penetra en el lecho marino y toma imágenes de cortes transversales del mismo. De esta manera, logramos hacernos una idea de la estructura de capas del fondo del mar. Visitamos dos ubicaciones en un área cercana a Doggerbank. El resto del día lo dedicamos al ROV (vehículo de control remoto). La primera inmersión la hicimos en la misma zona donde tomamos las imágenes con el SPI. Aquí pudimos observar arena, fragmentos de conchas y numerosos peces planos.

Páginas