Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Paloma Larena

Divers

Estamos en una zona de huracanes y los habitantes de Green Turtle Cay todavía están arreglando los estragos que provoco el último. El primer oficial a bordo, Carlos Pérez dice haber visto bastantes pantalanes destrozados en Marsh Harbour. Ha ido allí con David e Indi, para comprar aceite y piezas del motor. Primero han cogido un ferry que les ha llevado a unas tres millas náuticas. Desde aquí, han tenido que alquilar un coche y conducir durante casi 40 kilómetros, para llegar a una pequeña población en la isla de Abaco. Indi ha aprovechado para comprar yogures y plátanos, dos productos que desaparecen a mil por hora en el Oceana Ranger. Doy fe de que la tripulación del Ranger somos gente muy sana.

A Houssine, el fotógrafo, hoy le hemos dado la baja, porque se ha levantado con una contractura de caballo. Aunque le hemos dado un antiinflamatorio y un masaje, no se le pasaba. Aparentemente es un cachas. Ademas de llevar a cabo su trabajo como fotógrafo ayuda a Mar, la camarógrafa de Oceana, sosteniendo bajo el agua un pesado foco e incluso sosteniendo a la propia Mar… para evitarle movimientos bruscos que podrían asustar a la especie que está filmando. El esfuerzo, a la larga, se paga. El mismo Houssine prefiere quedarse en el Ranger y que le sustituya Bibi, pues sabe que mañana intentaremos filmar tiburones y esta no es empresa fácil.

Ayer nos acostamos con una excelente noticia: podemos arreglar aquí la avería en el motor de babor. Afortunadamente, David, ha descubierto que los mecánicos de Fort Lauderdale, " conectaron por error al escape del motor la manguera que va bajo la línea de flotación, provocando una entrada de agua ", comenta Carlos Pérez. Respiramos tranquilos, pues de lo contrario el " error " habría supuesto muchos días de retraso y tener que renunciar a proyectos decisivos diseñados hace meses, como la travesía por el Mar de los Sargazos.

El Oceana Ranger estará fondeado los próximos cinco días en la Isla de Abaco, en el lugar denominado Green Turtle Cay. A primera hora de la mañana nos reunimos con Brendal, un bahameño que desde hace más de veinte años es toda una institución en la zona, pues conoce estas aguas como la palma de su mano, y nos va a ayudar a localizar los mejores puntos de inmersión. El plan de aquí al próximo viernes es seguir en busca de las tortugas, sobre todo de la tortuga boba ( Caretta caretta ).

1:00 a.m. Aunque pernoctamos fondeados en Great Sale Cay, por seguridad los turnos de guardia se mantienen. Las previsiones meteorológicas siguen siendo buenas, pero se ha levantado un intenso viento racheado. La intención del Oceana Ranger sigue siendo zarpar a primera hora de la mañana.

1:30 a.m. Alguien emite un mensaje de radio pidiendo ayuda, pero no se entiende bien del todo. Lo repite otra vez y luego nada. Silencio absoluto.

Hace escasamente una hora que hemos fondeado en Great Sale Cay, a medio camino de la Isla de Abaco, para pasar la noche. Nuño decide que no podemos seguir navegando sin luz pues a partir de aquí es peligroso hacerlo de noche. Las aguas en esta zona de las Bahamas son poco profundas y aunque el Oceana Ranger, como casi todos los catamaranes, tiene poco calado ( metro y medio ), hay tramos en que la profundidad no pasa del metro. Ademas del riesgo que pueda correr el Ranger, otra razón poderosa es no dañar las zonas de corales y esponjas, tan abundantes en estas aguas.

El Ranger ha llegado a Bimini ( en el archipiélago de las Bahamas ) antes de lo previsto, a las 6:15 a.m. Así que no hemos podido fondear hasta las primeras luces del alba. La espera estaba justificada: era importante poder ver el fondo arenoso antes de echar el ancla, porque en esta zona, nos explica Ricardo, hay muchas fanerogamas marinas, teniendo que extremar nuestras precauciones para no dañarlas.

Epinephelus striatus

Escribo estas líneas al final de la jornada, pues el viernes 22 ha sido muy intenso. Mientras Ricardo, Annie, David y yo hacíamos una salida de reconocimiento en el dinghy o lancha auxiliar, el equipo de buceadores preparaba dos largas inmersiones, que luego han resultado llenas de emoción. Ahora estamos haciendo recuento del intenso trabajo realizado. De las inmersiones de hoy, podemos recordar fácilmente al menos unas 40 especies y más de una veintena de invertebrados, así como una docena de algas y plantas.

 

 

 

8:00 a.m. La tripulación está lista para empezar la jornada. Hay que mover el Oceana Ranger al escenario donde va a tener lugar la rueda de prensa, en Bayside Miamarina ( en pleno centro de Miami, la inmensa urbe latina de los Estados Unidos donde si no hablas castellano casi parece raro ). El capitán del puerto, Juan Ginarte, se acerca para guiarnos hasta allí. Con nosotros está también Doralisa Pilarte, la Directora de Comunicación de Oceana en América del Norte, quien se ha encargado de organizar este encuentro con los medios.

Ayer se incorporó un nuevo marineo, José Carlos Corral. También es buceador, desde hace 15 años. " O sea, que tandrás ya unas 3.000 inmersiones ", le dice Mar. " Pues la verdad, no las he contado... ". José Carlos ha estado trabajando los últimos tres meses en Zanzíbar, como dive-master. Para los no iniciados en el buceo, la titulación de dive-master permite llevar como guía a grupos de buceadores. Nuestro nuevo compañero de Expedición también es guitarrista. " Tengo la carrera de clásica pero toco jazz ".

Sole se ha vuelto a tirar hoy al agua para seguir con la limpieza del casco y tomar unas fotografías del estado en que se encuentra. Nuño, el capitán, le ha dado instrucciones precisas del área y piezas que tiene que revisar. " Hoy le he pedido que examine con detalle la corredera, una hélice pequeñita que marca la velocidad y la distancia recorridas, además de seguir quitando los restos de algas que hayan quedado adheridas después de nuestra larga travesía tropical ".

" ¡ Indi, corre, sal, sal, deja todo ¡ ", grita Nuño, el capitán, desde el puesto de mando. Tendríais que haber visto a Jose Peñalver ( o sea, Indi ) como ha salido de la cocina del Ranger. Bueno, Indi y yo misma, claro. El estaba troceando unas verduras para congelarlas en bolsas. Yo, enfrente, observándole mientras escribía este diario, del cual va a ser hoy protagonista. Escopetados es decir poco. No lo sabíamos, pero afuera nos esperaba una espléndida águila pescadora ( Pandion haliaetus ) realizando espectaculares zambullidas en busca de algún sabroso pescado.

Páginas