Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Inés García

Ya han pasado dos días desde que la expedición del Ranger llegara a la ciudad portuguesa de Lagos. Durante este tiempo se ha dispuesto lo necesario para continuar la travesía: comida, combustible, repuestos para el barco, etc. Se han desembarcado Xavier Pastor, que ha dirigido los trabajos durante el cruce del Atlántico, Soledad Esnaola, la bióloga de ZOEA que llevaba a bordo desde el mes de febrero, Nano, escultor y marinero y José Carlos Corral, músico y marinero. Durante la travesía hacia las montañas submarinas de Gorringe nos acompañarán Juan Pablo, Dana, Danielle e Inés.

Ester Casado

Hoy hemos madrugado todos a bordo, desde las 5 de la mañana hemos comenzado a salir de nuestras literas para contemplar el espectáculo de la escarpada costa del Algarve, donde por cierto, se han cometido los mismos abusos urbanísticos que en todos los lugares turísticos de la geografía peninsular e insular española.


La entrada a la marina de Lagos es solemne, pasando por delante de la antigua fortaleza se accede a través de un canal natural y atravesando un puente levadizo. Una reproducción de una antigua carabela a tamaño real nos confirma la llegada definitiva a puerto.

Como sabéis hemos tenido mala mar, con viento aproado que golpeaba el barco con dureza. A última hora del día mejoró. Es sorprendente la rapidez con la que cambia la meteorología en el océano. En cuestión de horas se puede pasar de una situación de mar llana sin una brizna de aire, a marejada, y viceversa. A pesar de ser una cuestión bien sabida la influencia de los océanos en el clima del planeta, es en estas circunstancias cuando realmente te das cuenta de su dinámica y cómo el mar en su conjunto es un ente con vida propia.

Cuando hay silencio en los diarios de a bordo es señal de que no apetece ponerse a teclear. Eso nos viene pasando en los dos últimos días, en los que el mar nos viene dando un buen tute. Cuando nos acercamos a Lagos, en el Algarve portugués, que es la verdadera escala final de nuestro cruce del Atlántico, estamos teniendo el peor tiempo de toda la travesía. La llegada a Azores se considera tradicionalmente el final del cruce, porque la distancia entre Bermudas y Azores es la más larga de los que optan por esa ruta. Pero saliendo de ese archipiélago queda todavía una buena singladura. No hay que olvidar que las Azores son la cresta de la cordillera dorsal atlántica. Al zarpar de sus puertos queda una semana más de navegar en pleno Atlántico, antes de llegar al primer puerto del continente europeo. Y el tiempo no está acompañando en esta travesía. Tenemos vientos de entre 35 y 40 nudos, con marejada y a veces fuerte marejada.

Hoy nos hemos cruzado con una pequeña tortuga que iba nadando en solitario. Lo que me ha recordado que estamos navegando en la principal ruta migratoria de las tortugas marinas.

Map

Hasta hace relativamente poco, se desconocía cual era el ciclo de vida de las tortugas marinas y no fue hasta 1986, cuando el biólogo estadounidense Archie Carr –uno de los mayores expertos en tortugas marinas del mundo- dio a conocer su teoría de que las tortugas que efectuaban la puesta en playas norteamericanas, realizaban un migración de ida y vuelta a lo largo de todo el Atlántico utilizando la Corriente del Golfo. Y digo de ida y vuelta, porque las tortugas vuelven a desovar a la misma playa donde nacieron. En 1993, los investigadores españoles Ricardo Aguilar, Julio Más y Xavier Pastor –dos de ellos actualmente miembros de Oceana- corroboraron esta hipótesis, aportaron nuevos datos de las poblaciones del este mediterráneo.

Ester Casado

En la guardia de anoche, no tuvimos más novedad que la de un barco mercante que se nos aproximaba por babor. Nos sorprendieron las potentes luces que traía, lo que nos hizo pensar que era un pesquero; pero de repente las apagó, quedándose sólo con las luces normales de posición. Seguía acercándose y Bibi comprobó que era un mercante, por lo que consideró oportuno establecer contacto por radio para confirmar que nos había divisado.

" Barco en posición 35 grados 17 N y 26 grados 32 W, aquí el Ranger, ¿ me recibes ?. Cambio ".

" Ranger, Ranger, barco en posición. Te recibo. Cambio ", contestaron tras una breve espera. Uff!.

" Estamos a 2 grados por tu estribor. ¿ Nos localizas ?. Cambio "

" Si, os veo, os veo no hay problema "

" Bueno. Gracias y buena guardia. Stand by canal 16 "

Nos habían visto, así que nuestra posible preocupación había quedado totalmente esfumada.

Mi primera guardia nocturna ha sido un perfecta clase práctica impartida por Bibi, joven pero altamente cualificada marinera, que con su frescura y serenidad se ha ganado instantáneamente toda mi confianza. A lo largo de las tres horas que dura la guardia, Bibi me ha enseñado a como estar vigilantes ante cualquier anomalía en el rumbo, velocidad del viento o visualización en el horizonte de algún barco. También me ha enseñado a llevar el timón controlando el rumbo de 104 grados que teníamos marcado.

Bibiana Alvarez

A unas 50 millas de las islas de Pico y San Jorge se encuentra el banco Joao de Castro, un volcán submarino activo que se yergue desde los 1000 metros de profundidad y cuya cumbre se encuentra solamente a 13 metros de la superficie del mar. Sus emisiones de gas metano a través de fumarolas submarinas y, en general la actividad hidrotermal que se genera alrededor de las mismas constituyen un paisaje impresionante y un ecosistema muy interesante: un oasis superficial e iluminado en medio de un mundo abisal y oscuro, en el centro del Atlántico.

La visita a los bajos de alrededor de las Azores estaba prevista desde antes de la llegada del barco al archipiélago, pero nuestro interés creció a medida que leíamos trabajos científicos sobre este volcán submarino e intercambiábamos impresiones con los investigadores del Departamento de Oceanografía y Pesca de la Universidad de Azores.

Sinto Bestard

Con la llegada a Horta ( Faial ) se ha producido un nuevo relevo de tripulantes, pero la tripulación del Ranger está acostumbrada a los cambios y siempre recibe con una sonrisa a las nuevas incorporaciones. Houssine, el fotógrafo submarino que desde el primer día ha estado embarcado en la expedición, ha tenido que volver a casa por motivos familiares. También Carlos y Guayo han tenido que dejarnos para atender sus quehaceres en la oficina. Ahora nos hemos embarcado dos marineros: Xose Manuel Gándara, gallego ubicado en Pontevedra cuya pasión es la navegación a vela y el mallorquín Nano Valdés, que se incorpora a nuestra expedición tras navegar durante 4 meses en el Snooty; y quien os escribe, Ester Casado, que soy ayudante de Dirección de la oficina europea de Oceana.

 

Páginas