Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Ricardo Aguilar

En esta zona del mar Báltico es donde mejor se percibe la conexión entre el ambiente marino y el terrestre, y entre agua dulce y salada. Al ser un ambiente acuático salobre, las especies son más características de lagos y ríos, salvo por unos pocos bivalvos, peces y algas típicamente marinas.

Hoy hemos pasado la noche en el puerto de Björköby, un lugar muy peculiar rodeado de bosques frondosos y, por desgracia, de mosquitos que no tienen piedad con nosotros…

Nos levantamos temprano para navegar hacia el área de trabajo, cerca del faro de Ritgrund, a unas 5 millas al noroeste del puerto. Bajamos un momento a la isla para disfrutar de un lugar aislado e inhabitado en ese momento. Es curioso ver las marcas que alguien ha hecho en dos rocas indicando el nivel del agua en ese año y descubrir que eso de que “aquí la tierra sube un cm cada año” es completamente cierto.

Dejamos atrás las aguas suecas para adentrarnos durante la segunda parte de la campaña en Finlandia y el recibimiento no ha podido ser mejor; pocas millas náuticas después de pasar la “frontera” llegamos a un área marina protegida (AMP) para las focas. La protección de esta zona nos impedía fondear dentro, por lo que fondeamos en el borde noreste de la zona y a los pocos minutos tuvimos la primera visita…

6,30h de la mañana, el despertador del pequeño móvil me despierta para indicar que es hora de aprovechar el tiempo en el Báltico, tenemos por delante una hora antes de zarpar, para adentrarnos entre el denso bosque en busca de uno de los mamíferos más bellos, el alce. Ninguno de las cuatro personas que hemos ido hemos divisado a este precioso animal. Otra vez será…

Tras la visita a primera hora de unos simpáticos reporteros de TV4 Suecia, hicimos dos buceos alrededor de la isla de Holmön: el primero fue decididamente monótono, con un fondo llano casi hasta la orilla y muy pocas especies que fotografiar. Sin embargo, el segundo fue muy distinto, con abundantes plantas acuáticas, que en algunos casos superaban los 2 metros de altura, y bastante fauna invertebrada asociada a ellas, especialmente caracoles.

Hoy pudimos salir con la cámara de fondeo (drop, o tow camera) durante varias horas gracias al tener ahora dos botes adicionales a nuestra “casa flotante y oficina”. La cámara de fondeo es una herramienta que nos facilita tomar inventario de la vida marina en el Báltico y su uso es común en Suecia y Finlandia. La cámara te permite cubrir una gran área, aunque no siempre podrás determinar todas las especies que ves en el vídeo. Asimismo, aún te da una idea sobre qué tipo de vegetación, substratos y condiciones prevalecen en cada lugar.

Hoy nos quedamos en puerto (Holmsund). Por una parte, esto se ha debido a unos problemas burocráticos con el barco y, por otra parte, porque nos estábamos quedando sin agua.  Aprovechamos el día para llenar los tanques, arreglar un par de cosas, comprar comida, etc.

Asimismo este tiempo de “descanso” nos hizo poder terminar la identificación de los organismos de las muestras que hemos recogido y fotos que hemo hecho (más algas, caracoles, peces, crustáceos, etc.), terminar otras tareas y responder a nuestros correos.

Durante la noche y madrugada hubo nubes de mosquitos, polillas, moscas… y me hizo dar me cuenta la importancia que tienen los insectos para este ecosistema.

Normalmente no tendemos prestarles atención a los bichos pequeños: insectos, gusanos, sanguijuelas, anfípodos… que se encuentran a veces en millares en una zona pequeña. Desde luego, se encuentran allí por algo. Ellos son comida, controlan la sobrepoblación y la estructura del sedimento, crean microhábitats. 

Esta es mi tercera expedición en este mar tan peculiar. Esta vez vengo como Coordinador de Logística, lo cual añade un plus de emoción e interés a estar aquí otra vez. Me encantan los países nórdicos, sus paisajes, la tranquilidad en sus calles… Pero menuda diferencia de tiempo con mi casa en Valencia (España). Ya me despido del verano, al menos lo que por allá por el sur entendemos como verano.

Hoy el equipo de operaciones y buceo hemos realizado dos inmersiones en las zonas de Vapplan y Antrevet.

El Báltico es un mar diferente, de eso no hay duda.

El ser un mar cerradito le confiere una salinidad mucho menor de lo habitual, que va decreciendo según aumenta la latitud. Dicha latitud hace que la temperatura del agua sea menor que en otros mares. Tiene una escasa profundidad que debería favorecer la llegada de la luz hasta el fondo marino.

Páginas