Would you like to view our US Site?

Normalmente, una exuberante pradera de algas es sinónimo de ecosistemas marinos saludables, ¿verdad? En realidad, depende de la especie.

Así, no es buena señal si la alfombra verde esta constituida por la especie Caulerpa taxifolia, uno de las peores especies invasoras del Mediterráneo.

Conocida como "la alga asesina", Caulerpa fue liberada accidentalmente hace alrededor de 25 años y, desde entonces, se ha propagado rápidamente, desplazando a las plantas autóctonas. Sus toxinas son venenosas para sus depredadores potenciales, lo que le permite crecer sin control, tanto que, la especie ya se extiende a lo largo de más de 130 kilómetros cuadrados en el Mediterráneo, con la consecuente creación de "desiertos biológicos", y su alcance se ha extendido a los Estados Unidos y Australia.

Las especies acuáticas invasoras como Caulerpa son cada vez más comunes en las zonas marinas y costeras, debido a su introducción accidental a través del comercio de acuarios, los cascos de embarcaciones de recreo, o el agua de lastre de los buques comerciales. La degradación del hábitat, la contaminación y el cambio climático también pueden crear entornos más favorables para que las especies invasoras prosperen.

Garantizar que nuestros océanos estén sanos es una manera de evitar que las especies invasoras ganen puntos de apoyo en los ecosistemas marinos sensibles. Las mentes creativas están encontrando otras soluciones: el Pez León, especie invasora en el Atlántico y el Caribe, está ahora en los menús de los restaurantes, incluyéndolo en ceviches y pizzas ¿Tal vez, lo próximo sea ensalada de Cualerpa?

A continuación:

Stockholm archipelago

Leer el artículo siguiente