Would you like to view our US Site?

Arrastre de fondo: nuestras campañas

< Volver a la campaña

Strait of Sicily

Un ejemplo de nuestras campañas contra el uso de la pesca de arrastre en el mar Mediterráneo es la llevada a cabo en el canal de Sicilia. Durante años el canal de Sicilia (una zona del mar Mediterráneo compartida entre Italia, Malta y Túnez) ha soportado los efectos negativos de esta práctica destructiva en zonas que resultan esenciales para la reproducción de la merluza y de la gamba blanca.

Durante nuestra expedición a Malta en 2016 grabamos y presentamos unas imágenes nunca antes vistas del canal de Sicilia que mostraban el daño que provoca la agresiva técnica del arrastre. Oceana es la única organización que lleva años realizando campañas de sensibilización para proteger esta zona y asegurar la sostenibilidad a largo plazo de sus reservas pesqueras. Como resultado, la CGPM anunció en 2016 la prohibición de la pesca de arrastre de fondo en tres zonas de restricción para la pesca de la zona norte del canal de Sicilia.

En total, 1.493 km² entre Italia, Malta y Túnez que tienen como objetivo proteger las zonas de cría de la merluza y la gamba blanca, las cuales más del 60% de su captura total proviene de esta región. La decisión adoptada por la CGPM siguiendo la recomendación de Oceana marcó un momento histórico en la zona del Mediterráneo central ya que era la primera vez que se establecían medidas de gestión de las poblaciones compartidas en esta zona.

 

Pesca de arrastre de fondo

Oceana lleva años realizando campañas de sensibilización para conseguir la  prohibición de la pesca de arrastre de fondo en las aguas del nordeste del Atlántico. En 2016, la UE anunció un acuerdo de una nueva normativa para las pesquerías de aguas profundas de esta región que incrementaba la protección de los ecosistemas marinos vulnerables y de los tiburones de aguas profundas. Con esta decisión adoptada por la UE se ha prohibido toda actividad de arrastre por debajo de 800m de profundidad, protegiendo a 4’9 millones de km² , una zona más grande que la que ocupa la propia UE.

 

Islas Baleares

Tras años de trabajos de sensibilización por parte de Oceana, en 2016 el gobierno español anunció la prohibición de la pesca de arrastre así como de otras técnicas de pesca destructivas similares en una zona de 1.400 km² situada entre Mallorca y Menorca, en las islas Baleares. Esta decisión de España supone un paso adelante en la buena dirección hacia la conservación de los hábitats vulnerables que son vitales para peces y crustáceos. El gobierno español extendió así mismo la protección en la zona del Fort d’en Moreu, un increíble arrecife al este de la isla de Cabrera que se ha visto amenazado por la actividad de la pesca de arrastre ilegal.

Ver fotos del Fort d'en Moreu (en Flicker).