Would you like to view our US Site?

Cuatro países bloquean la protección de los bosques submarinos del Atlántico europeo

Oceana considera indignante que países considerados “verdes” pongan en peligro los bosques marinos atlánticos.

Noruega, Islandia, Dinamarca, Irlanda y la Comisión Europea se han opuesto con firmeza a incluir los bosques de quelpos en la lista de OSPAR de especies y hábitats amenazados y en declive. Oceana, que durante dos años ha trabajado en la propuesta junto con otros países, lamenta que motivaciones políticas mermen la capacidad del Convenio OSPAR de mitigar los impactos del cambio climático sobre la biodiversidad marina del Atlántico. Los bosques submarinos corren riesgo de desaparecer por este factor, especialmente en el sur de Europa.

En nueve años, no se ha añadido ninguna especie ni hábitats en la Lista, razón por la que Oceana asumió la responsabilidad de elaborar propuestas para incluir en ella bosques de quelpos y comunidades de Haploops. Mediante su rechazo a la ciencia –en concreto, la amenaza que supone el cambio climático sobre los bosques de quelpos–, estos países han demostrado que carecen de espíritu de cooperación y solo les mueve una agenda política de no hacer nada.

“OSPAR se ha quedado sin objetivos. Quince gobiernos y la UE no hacen nada para cumplir su misión: proteger el medio marino del Atlántico Nordeste. El Convenio está atrapado en conversaciones interminables sobre un texto que solo puede entenderse como una forma de que las partes contratantes bloqueen la acción. Es hora de que OSPAR se haga real. Seguir hablando no va a detener la grave pérdida de biodiversidad en los océanos”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa.

Algunos países, en concreto Francia y los Países Bajos, han aceptado retomar las propuestas y llegar a un acuerdo en 2018. Oceana muestra su agradecimiento y confía en que el juego político no socave las razones científicas que avalan la protección de estos sensibles ecosistemas marinos.

Notas para los redactores

Los quelpos son importantes especies fundadoras que proporcionan alimento y refugio a numerosos peces, invertebrados y mamíferos marinos. Constituyen lugares de cría y dan protección a muchas especies de interés comercial frente a sus depredadores (ej. bacalao, abadejo). Los bosques de quelpos están considerados entre los hábitats más productivos del planeta, pero son muy sensibles a los cambios en la calidad del agua derivados de la contaminación, la eutrofización y la sedimentación.

A lo largo de Europa se ha documentado una tendencia generalizada a la regresión de los bosques de quelpos. Las aguas gestionadas por OSPAR albergan una proporción significativa de ellos, pero se esperan cambios que afectarán a determinados tipos de bosques; en concreto, se prevé que las especies de Laminaria se desplacen hacia el polo y aguas más profundas como consecuencia del cambio climático, con efectos potencialmente intensos sobre la diversidad y estructura de las comunidades bentónicas.

Más información: Oceana en OSPAR